Comparto una entrevista que me han realizado hoy en el programa Punto de enlace en Radio Exterior de España (RNE). Es una buena forma, creo, de visibilizar las bibliotecas médicas y la profesión bibliotecaria.

Hemos charlado sobre la importancia de las bibliotecas médicas en los hospitales, qué hace y qué fondos tiene concretamente la del Hospital Ramón y Cajal, quiénes son los usuarios, qué demandan y si existen requisitos específicos para trabajar en ellas.

ENTREVISTA: https://chirb.it/wp/tharbC

Anuncios

Preguntas

Publicado: 2 de febrero de 2018 en Generales
Etiquetas:, , ,

Tras muchos meses sin escribir, vuelvo, sobre todo, con preguntas:

  • ¿Por qué se ataca sci-hub cuando el problema está en el abuso que realizan las grandes editoriales tanto a bibliotecas como a autores? ¿Por qué no se centra en el foco en evitar que adquieran poder y unas ganancias descomunales a costas de los demás? No dejan de ser multinacionales cuyo principal y casi único objetivo es conseguir beneficios.
  • ¿Por qué cuesta tanto valorar la profesión de bibliotecaria? ¿Por qué todavía cuesta tanto contratar profesionales con formación universitario específica y experiencia?
  • ¿Por qué unas personas trabajan y otras se llevan el mérito?
  • ¿Por qué en este país las suscripciones a recursos nunca se pueden hacer en tiempo?
  • ¿Por qué todo el mundo opina sobre las bibliotecas aunque nunca haya trabajado en una?
  • ¿Por qué se dirigen a mí como niña, guapa, bonita, cielo, si me llamo Noelia? thinking-2681494__340

Asociamos el marketing a las ventas. A una actividad, en muchos casos, agresiva que permite captar clientes a toda costa y que puede llegar a causar rechazo. Pero en el ámbito bibliotecario, ¿es el marketing vender la biblioteca? ¿Sólo venderla? ¿En qué sentido? ¿Para qué puede resultar útil?

Como dice Katey Dempsey, el marketing bibliotecario no implica una mentalidad de ventas sino una mentalidad de servicio. Trata principalmente de:

  • Preguntar a los usuarios qué quieren y qué necesitan, nunca suponerlo o deducirlo.
  • Crear productos y servicios para satisfacer esas necesidades.
  • Dar a conocer que en la biblioteca existen servicios y recursos que los usuarios necesitan.

¿Cómo podemos hacerlo?

  • Ser consciente de aquellos servicios o formación más demandada y adelantarse ofreciendo ayuda, formación o tutoriales.
  • Dar continuamente información sobre la biblioteca: cambios, novedades, etc. Por ejemplo, un boletín de noticias, programas correos informativos.
  • Ofrecer la posibilidad de realizar sugerencias, quejas, mejoras a través de Internet o en la propia biblioteca.

También sería importante tener presente el networking como un elemento imprescindible del marketing de la biblioteca. Puede estar relacionado o muy ligado al marketing. ¿Qué nos facilita y qué supone hacer networking?

networking-diagram

  • Permite darte a conocer a potenciales usuarios, es decir, poner un nombre a una cara o una cara a un nombre.
  • Puede romper con los estereotipos negativos asociados a la profesión bibliotecaria.
  • Favorece los contactos y posible aliados de la biblioteca.
  • Las alianzas mejoran la influencia y el prestigio.
  • Si haces un buen trabajo, el boca a boca hará el resto, una usuaria contenta será la mejor embajadora.

¿Cómo lo podemos hacer?

  • Sesiones de formación en los diferentes servicios del hospital, ajustando dichas sesiones a sus necesides y preferencias.
  • Colaboración en proyectos de búsquedas bibliográficas como revisiones sistemáticas.
  • Ofrecer sesiones personalizadas de información, ayuda o formación.
  • Darnos a conocer mediante correos informativos, boletínes, blogs, actividades que se organicen desde la biblioteca, que a su vez permita visibilizar el trabajo que realizamos en las bibliotecas así como nuestros conocimientos y experiencia.
  • Ser amable, abierta, proactiva, asertiva y saber escuchar.

Recordemos que la importancia de esto radica en que según se comenta en The Machiavellian Librarian una buena bibliotecaria no es aquella que sólo tiene habilidades en este sentido sino también capacidad de realizar networking, tareas de marketing y auto-promoción.

¿Qué actividades de networking y marketing llevas a cabo en tu biblioteca?

El pasado 7 de junio se celebró la I Jornada de Trabajo de Bibliotecas de Ciencias de la Salud de la Comunidad de Madrid.

Fue una jornada no sólo de trabajo sino también de reflexión, personalmente me sirvió  para contestar algunas de las preguntas que lancé ya en la primera parte de este artículo.

Tristemente, las biblioteca médicas no están empoderadas, o no tanto, lo que nos gustaría a las profesionales de bibliotecas. Pero seamos, sinceras, ni las bibliotecas médicas ni casi cualquier biblioteca. Es una profesión denostada y poco apreciada y lo sabemos bien todas aquellas que hemos realizado la carrera (antiguas Diplomatura y Licenciatura y actual Grado).

Para empezar porque desde siempre se ha creído que el trabajo en una biblioteca lo puede realizar cualquiera. Es habitual escuchar comentarios de ese tipo ya que la gente está habituada a ver sólo una parte (y esto es importante, sólo una parte) del trabajo que se realiza en bibliotecas públicas. Pasar un escáner con un ruidito molesto sobre un código de barras. ¿Quién no va a poder hacer eso? Pues insisto, eso es sólo la punta del iceberg.

¿Qué quiero decir con esto? Que es necesario una persona con formación previa. Por supuesto, que se puede aprender, pero llevamos camino hecho si es alguien que ya tiene formación. Hace 25 años no existía esta carrera pero actualmente sí, y hay muchísimas profesionales muy valiosas.

En el ámbito de las bibliotecas médicas, otro poco de lo mismo. Por un lado, sorprende que exista bibliotecas médicas porque, oye, ya está Google. Bueno, pues yo como potencial paciente de un hospital no me gustaría que me atendiera profesional sanitario cuya información y conocimientos se está realizando en este famoso buscador como quien busca una película para ver el fin de semana. Y por otro, lado, falla el marketing y el adaptar el mensaje al público que nos dirigimos. 

Mientras se siga creyendo que cualquiera puede hacer este trabajo, que ya irá aprendiendo, nunca conseguiremos darle el valor necesario ni a la profesión ni a las bibliotecas médicas. Nosotras mismas lo estaremos desprestigiando. Porque yo me pongo una bata blanca y cojo un bisturí y con un buen pulso paso por cirujana y ya iré aprendiendo a cortar bien, pero ¡amigas mías! en el camino habré ido perdiendo muchos pacientes y la confianza y el respeto por la profesión médica irá decayendo.

aliados4El reconocimiento y prestigio de una biblioteca médica y de nuestra función pasa, a mi modo de ver, por dos factores importantes, evidentemente junto a otras muchas acciones.

  • Bibliotecas con profesionales formados previamente. La formación posterior debe ser una formación de actualización y reciclaje, nunca de “empezar desde cero”. Se trata de un tema complicado. ¿Posibles soluciones?
    • Reivindicar la formación específica en las bases, convocatorias a nivel general y en los propios hospitales.
    • Que las asociaciones profesionales de bibliotecas y documentación se centren más en mover y promover estas acciones que en ofertar cursos carísimos que no tienen un equilibrio entre el precio y la calidad o los contenidos aportados. En muchas ocasiones no parecen defender los intereses de los profesionales.
  • Marketing, que seguramente se hace, pero que tendrá éxito cuando cambie la mentalidad sobre las bibliotecas y cómo se perciben y cuando aprendamos a transmitir el mensaje. Algo a lo que ayudaría que desapareciese la idea molesta del “cualquiera puede hacerlo” y de nuevo, sí, soy muy insistente, pasa por exigir formación específica para acceder al puesto.

 

 

Hace unas semanas acudí a las VIII Jornadas internacionales de experiencias bibliotecarias organizadas, entre otras instituciones, por la SEDIC y el Goethe Institute. El tema de este año: ¡Alza la voz! Bibliotecas empoderadas: tendencias internacionales en lobby, advocacy y presencia en la agenda política.

Aunque son unas jornadas que están marcadamente pensadas para bibliotecas públicas, la mayoría de veces, en estos eventosse pueden obtener ideas quepueden extrapolarse o adaptarse a otro tipo de bibliotecas o, al menos, hacernos reflexionar sobre nuestro propio entorno de trabajo. Considero que es bueno, mantener la mente abierta y estar alerta de todo lo que sucede a nuestro alrededor aunque no sea específicamente el de nuestro día a día. De hecho, yo he estado reflexionando en relación a mi ámbito de trabajo que conlleva a plantearse preguntas numerosas preguntas y buscar posibles respuestas, tanto personales como colectivas.

Las ponencias de estas jornadas giraron principalmente en torno a presentar experiencias de bibliotecas empoderadas, como la biblioteca estatal de Colonia,sobre cómo conseguir cambiar la imagen y la percepción que la sociedad tiene de las bibliotecas e innovar en bibliotecas.

Pero, ¿qué es empoderar? Empoderar es potenciar a las personas y las organizaciones, darles recursos, capacidad de decisión, de autonomía, de establecer relaciones.

Screen Shot 05-20-17 at 10.24 PM

¿Nos hemos preguntado alguna vez si las bibliotecas están empoderadas?

En  el caso de España, bien sabemos que el conocimiento sobre las bibliotecas(para qué sirven, qué hacen, qué conocimientos son necesarios para trabajar en ellos) es nulo y que, en general, la valoración o la estima no son tan buenas como debería ser (si la comparamos, por ejemplo, con países nórdicos). Diversos, variopintos y sorprendentes son muchos de los comentarios que podemos escuchar de personas con las que hablamos sobre nuestro trabajo o del mundo de las bibliotecas. Pero…

¿Qué sucede en el ámbito de las bibliotecas médicas?

 

Para reflexionar:

bubble-19329_640¿Qué se necesita para estar empoderada?

¿Están las bibliotecas médicas empoderadas (de verdad)?

Si no es así, ¿cómo se puede conseguir?

¿Qué desempodera o dificulta el empoderamiento?

¿Qué retos actuales y futuros nos tenemos que plantear?