Asociamos el marketing a las ventas. A una actividad, en muchos casos, agresiva que permite captar clientes a toda costa y que puede llegar a causar rechazo. Pero en el ámbito bibliotecario, ¿es el marketing vender la biblioteca? ¿Sólo venderla? ¿En qué sentido? ¿Para qué puede resultar útil?

Como dice Katey Dempsey, el marketing bibliotecario no implica una mentalidad de ventas sino una mentalidad de servicio. Trata principalmente de:

  • Preguntar a los usuarios qué quieren y qué necesitan, nunca suponerlo o deducirlo.
  • Crear productos y servicios para satisfacer esas necesidades.
  • Dar a conocer que en la biblioteca existen servicios y recursos que los usuarios necesitan.

¿Cómo podemos hacerlo?

  • Ser consciente de aquellos servicios o formación más demandada y adelantarse ofreciendo ayuda, formación o tutoriales.
  • Dar continuamente información sobre la biblioteca: cambios, novedades, etc. Por ejemplo, un boletín de noticias, programas correos informativos.
  • Ofrecer la posibilidad de realizar sugerencias, quejas, mejoras a través de Internet o en la propia biblioteca.

También sería importante tener presente el networking como un elemento imprescindible del marketing de la biblioteca. Puede estar relacionado o muy ligado al marketing. ¿Qué nos facilita y qué supone hacer networking?

networking-diagram

  • Permite darte a conocer a potenciales usuarios, es decir, poner un nombre a una cara o una cara a un nombre.
  • Puede romper con los estereotipos negativos asociados a la profesión bibliotecaria.
  • Favorece los contactos y posible aliados de la biblioteca.
  • Las alianzas mejoran la influencia y el prestigio.
  • Si haces un buen trabajo, el boca a boca hará el resto, una usuaria contenta será la mejor embajadora.

¿Cómo lo podemos hacer?

  • Sesiones de formación en los diferentes servicios del hospital, ajustando dichas sesiones a sus necesides y preferencias.
  • Colaboración en proyectos de búsquedas bibliográficas como revisiones sistemáticas.
  • Ofrecer sesiones personalizadas de información, ayuda o formación.
  • Darnos a conocer mediante correos informativos, boletínes, blogs, actividades que se organicen desde la biblioteca, que a su vez permita visibilizar el trabajo que realizamos en las bibliotecas así como nuestros conocimientos y experiencia.
  • Ser amable, abierta, proactiva, asertiva y saber escuchar.

Recordemos que la importancia de esto radica en que según se comenta en The Machiavellian Librarian una buena bibliotecaria no es aquella que sólo tiene habilidades en este sentido sino también capacidad de realizar networking, tareas de marketing y auto-promoción.

¿Qué actividades de networking y marketing llevas a cabo en tu biblioteca?

Anuncios

El pasado 7 de junio se celebró la I Jornada de Trabajo de Bibliotecas de Ciencias de la Salud de la Comunidad de Madrid.

Fue una jornada no sólo de trabajo sino también de reflexión, personalmente me sirvió  para contestar algunas de las preguntas que lancé ya en la primera parte de este artículo.

Tristemente, las biblioteca médicas no están empoderadas, o no tanto, lo que nos gustaría a las profesionales de bibliotecas. Pero seamos, sinceras, ni las bibliotecas médicas ni casi cualquier biblioteca. Es una profesión denostada y poco apreciada y lo sabemos bien todas aquellas que hemos realizado la carrera (antiguas Diplomatura y Licenciatura y actual Grado).

Para empezar porque desde siempre se ha creído que el trabajo en una biblioteca lo puede realizar cualquiera. Es habitual escuchar comentarios de ese tipo ya que la gente está habituada a ver sólo una parte (y esto es importante, sólo una parte) del trabajo que se realiza en bibliotecas públicas. Pasar un escáner con un ruidito molesto sobre un código de barras. ¿Quién no va a poder hacer eso? Pues insisto, eso es sólo la punta del iceberg.

¿Qué quiero decir con esto? Que es necesario una persona con formación previa. Por supuesto, que se puede aprender, pero llevamos camino hecho si es alguien que ya tiene formación. Hace 25 años no existía esta carrera pero actualmente sí, y hay muchísimas profesionales muy valiosas.

En el ámbito de las bibliotecas médicas, otro poco de lo mismo. Por un lado, sorprende que exista bibliotecas médicas porque, oye, ya está Google. Bueno, pues yo como potencial paciente de un hospital no me gustaría que me atendiera profesional sanitario cuya información y conocimientos se está realizando en este famoso buscador como quien busca una película para ver el fin de semana. Y por otro, lado, falla el marketing y el adaptar el mensaje al público que nos dirigimos. 

Mientras se siga creyendo que cualquiera puede hacer este trabajo, que ya irá aprendiendo, nunca conseguiremos darle el valor necesario ni a la profesión ni a las bibliotecas médicas. Nosotras mismas lo estaremos desprestigiando. Porque yo me pongo una bata blanca y cojo un bisturí y con un buen pulso paso por cirujana y ya iré aprendiendo a cortar bien, pero ¡amigas mías! en el camino habré ido perdiendo muchos pacientes y la confianza y el respeto por la profesión médica irá decayendo.

aliados4El reconocimiento y prestigio de una biblioteca médica y de nuestra función pasa, a mi modo de ver, por dos factores importantes, evidentemente junto a otras muchas acciones.

  • Bibliotecas con profesionales formados previamente. La formación posterior debe ser una formación de actualización y reciclaje, nunca de “empezar desde cero”. Se trata de un tema complicado. ¿Posibles soluciones?
    • Reivindicar la formación específica en las bases, convocatorias a nivel general y en los propios hospitales.
    • Que las asociaciones profesionales de bibliotecas y documentación se centren más en mover y promover estas acciones que en ofertar cursos carísimos que no tienen un equilibrio entre el precio y la calidad o los contenidos aportados. En muchas ocasiones no parecen defender los intereses de los profesionales.
  • Marketing, que seguramente se hace, pero que tendrá éxito cuando cambie la mentalidad sobre las bibliotecas y cómo se perciben y cuando aprendamos a transmitir el mensaje. Algo a lo que ayudaría que desapareciese la idea molesta del “cualquiera puede hacerlo” y de nuevo, sí, soy muy insistente, pasa por exigir formación específica para acceder al puesto.

 

 

Hace unas semanas acudí a las VIII Jornadas internacionales de experiencias bibliotecarias organizadas, entre otras instituciones, por la SEDIC y el Goethe Institute. El tema de este año: ¡Alza la voz! Bibliotecas empoderadas: tendencias internacionales en lobby, advocacy y presencia en la agenda política.

Aunque son unas jornadas que están marcadamente pensadas para bibliotecas públicas, la mayoría de veces, en estos eventosse pueden obtener ideas quepueden extrapolarse o adaptarse a otro tipo de bibliotecas o, al menos, hacernos reflexionar sobre nuestro propio entorno de trabajo. Considero que es bueno, mantener la mente abierta y estar alerta de todo lo que sucede a nuestro alrededor aunque no sea específicamente el de nuestro día a día. De hecho, yo he estado reflexionando en relación a mi ámbito de trabajo que conlleva a plantearse preguntas numerosas preguntas y buscar posibles respuestas, tanto personales como colectivas.

Las ponencias de estas jornadas giraron principalmente en torno a presentar experiencias de bibliotecas empoderadas, como la biblioteca estatal de Colonia,sobre cómo conseguir cambiar la imagen y la percepción que la sociedad tiene de las bibliotecas e innovar en bibliotecas.

Pero, ¿qué es empoderar? Empoderar es potenciar a las personas y las organizaciones, darles recursos, capacidad de decisión, de autonomía, de establecer relaciones.

Screen Shot 05-20-17 at 10.24 PM

¿Nos hemos preguntado alguna vez si las bibliotecas están empoderadas?

En  el caso de España, bien sabemos que el conocimiento sobre las bibliotecas(para qué sirven, qué hacen, qué conocimientos son necesarios para trabajar en ellos) es nulo y que, en general, la valoración o la estima no son tan buenas como debería ser (si la comparamos, por ejemplo, con países nórdicos). Diversos, variopintos y sorprendentes son muchos de los comentarios que podemos escuchar de personas con las que hablamos sobre nuestro trabajo o del mundo de las bibliotecas. Pero…

¿Qué sucede en el ámbito de las bibliotecas médicas?

 

Para reflexionar:

bubble-19329_640¿Qué se necesita para estar empoderada?

¿Están las bibliotecas médicas empoderadas (de verdad)?

Si no es así, ¿cómo se puede conseguir?

¿Qué desempodera o dificulta el empoderamiento?

¿Qué retos actuales y futuros nos tenemos que plantear?

 

 

 

El pasado 29, 30 y 31 de marzo se celebró en Sevilla el 20 Congreso Nacional de Hospitales y de gestión sanitaria que tenía por lema ¿Cómo continuamos progresando?

Se trata de un foro donde tradicionalmente no han estado las bibliotecas a pesar de formar parte del funcionamiento de los hospitales y de la importancia que tiene para la mejora y calidad de los hospitales. Hasta el año 2015, donde compañeras del Hospital de Cruces, de la Facultad de Óptica de la Universidad Complutense de Madrid y del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón ya abrieron el camino en este Congreso con la comunicación: Programa marco de formación de competencias informacionales en las bibliotecas de ciencias de la salud en hospitales.

La importancia de la presencia de las biblioteca médicas radica en que se trata de un servicio clave dentro del hospital. Es el punto neurálgico desde el que se transfiere conocimiento, desde el que se actualizan los conocimientos de los profesionales sanitarios y se mejora la práctica clínica.

biblioteca

Por ello en este Congreso, tres bibliotecas médicas: OSI EEC-Hospital Universitario de Cruces En Bizkaia, Hospital Universitario Fundación de Alcorcón y Hospital Universitario Ramón y Cajal continuamos con el trabajo comenzado hace dos años y presentamos la comunicación oral: Bibliotecas médicas: servicio central clave para el prestigio y reconocimiento de un hospital con el fin de lanzar un mensaje alto y claro a los gestores y gerentes de hospitales: Nos necesitáis, os necesitamos porque la existencia de una biblioteca médica, su utilización fomenta el prestigio profesional y del hospital.

A continuación, os mostramos algunas de las ideas fundamentales que expusimos en el Congreso.

¿Por qué las biblioteca médicas son aliadas estratégicas?

aliadosOfrecemos servicios transversales de recursos de información científica de calidad para la toma de decisiones en la práctica clínica, la investigación y la docencia y colaborar, por tanto, de forma activa en la consecución de los objetivos del hospital:

  • Seguridad del paciente.
  • Calidad de los cuidados.
  • Humanización de la atención.
  • I+D+I.
  • Gasto farmacéutico.
  • Difusión del conocimiento.

 

¿Por qué la gerencia de los hospitales necesita a las bibliotecas?

  • Competir con otros hospitales.
  • Obtener mayor rentabilidad.
  • Conseguir un capital humano de personas expertas.
  • Tener visibilidad a través de premios (Best in Class, Hospitales Top 20, etc.)

 

¿Por qué la biblioteca médica es vital en un hospital?

  • Provee información al staff directivo.
  • Ayuda a mejorar el ranking del hospital y a que, derivado de su prestigio, más pacientes deseen ser atendidos en el hospital.
  • Favorece la formación y actualización de conocimientos del profesional durante toda su carrera.
  • Ahorra tiempo a los profesionales al apoyarle en la búsqueda, localización y filtro de información en su trabajo diario.
  • Aumenta la visibilidad del hospital  mediante su participación en Congresos, comités, publicaciones, etc.
  • Colabora y comparte recursos con otras bibliotecas, lo que supone un ahorro de costes.

aliados1

Si eres gerente y amas las bibliotecas, promueve su visibilidad.

  • Facilita las herramientas necesarias para gestionar la visibilidad de la biblioteca.
  • Mide el impacto de sus servicios enfocados a ser coste-efectivos y de mejora de la salud del paciente.
  • Adopta estándares internacionales para establecer indicadores que permitan cumplir los objetivos estratégicos.
  • Promociona las biblioteca en el medio académico y sanitario.
  • Favorece la presencia on line de la biblioteca.
  • Prioriza en el Plan Estratégico el acceso a la información a través de apps y otras tecnologías.
  • Invítala a pertenecer a la Comisión de Dirección.
  • Confía e invierte en conocimiento.

Aquí tenemos la segunda entrevista a otra persona de nuestro entorno profesional, esta vez, con experiencia en el ámbito de los Archivos. Veréis preguntas muy similares a la anterior entrevista. El objetivo es recoger una impresión sobre cuestiones que tenemos en mente todas como herramientas importantes para nosotras, conocimientos que necesitamos, sirve para algo la formación que se ofrecen en las asociaciones, etc.

Marta es  Diplomada en biblioteconomía y documentación y su experiencia profesional ha sido en archivos, bibliotecas y centros de documentación y como documentalista técnico en el ámbito privado.

1. ¿Dónde trabajas?

folder-1460519__340Actualmente realizo tareas documentales en una empresa privada que trabaja para la Administración.

2. Cuéntanos tus tareas principales del día a día.

La tarea principal consiste es contrastar información de distintos sistemas de gestión y de bases de datos respecto a un producto concreto, que suministra una empresa, para comprobar que el producto suministrado es el correcto y poder certificar la compra.

Otras tareas son la búsqueda de documentación técnica, normas, documentación comercial, planos, fotografías, etc. sobre un producto para darlo de alta en el sistema de gestión y tareas de mantenimiento del sistema.

3. ¿Cómo piensas que podría mejorar la visibilidad y el impacto de tu profesión?

La visibilidad podría mejorar con el reconocimiento de la profesión y la equiparación de la diversa formación y experiencia a las titulaciones oficiales que hay. Quizás sea necesario un colegio profesional o que desde el Ministerio de Cultura y otras administraciones se regule y dé visibilidad a través de campañas, puesto que allí van a parar parte de los profesionales de las áreas de archivos, bibliotecas y centros de documentación. Ello implica una mayor inversión en el ámbito cultural en general.

Las asociaciones profesionales también juegan un papel importante en la difusión.

Debería explicarse o enviarse información a las empresas de servicios de contratación, ETTs, consultorías y webs de empleo para que conozcan la profesión, qué grados y diferencias hay entre todas las áreas de la documentación para que utilicen los nombres correctos a la hora de clasificar y publicar las ofertas de trabajo, para que se contrate a los profesionales más adecuados y la profesión quede bien definida y poco a poco quede instaurada y reconocida.

4. ¿Qué herramienta consideras imprescindible en tu trabajo?

La herramienta imprescindible consiste en tener una buena conexión a internet para poder acceder de forma simultanea a distintas bases de datos y motores de búsqueda y descargar documentos y tener la capacidad suficiente para tener abiertas varias aplicaciones a la vez y poder contrastar todos los datos.

También es importante el uso de traductores y diccionarios de idiomas y técnicos.

El Acrobat para poder crear y manipular documentos en PDF.

El seguimiento y control de trabajos y tareas se hace en hojas excel. Parte de los datos se comunican en este formato y también se utiliza para la realización de informes.

El correo electrónico para la comunicación interna y externa.

5 ¿Qué aplicación o recursos, según tu opinión, debería conocer una archivera, bibliotecaria o documentalista?

* Sistemas de gestión de documentación y de catalogación. Diseño y manejo de bases de datos.

* Recursos: publicaciones, bases de datos y tesaruros específicos del área de conocimiento en la que se trabaja.

* Legislación sobre protección de datos, acceso al documento, reproducción,etc.

* Recursos y habilidades para la atención al usuario.

* Aplicaciones para la difusión in situ y en internet y redes sociales.

6. ¿Cuál crees que debería ser el papel de los colegios profesionales?

El papel debería ser la regulación de la profesión, su difusión y visibilidad.

Ejercer algún tipo de control sobre los cursos y formación que crecen exponencialmente para que sean impartidos por los profesionales o instituciones adecuados y que su contenido sea válido.

La inscripción de los profesionales, asesoramiento y la regulación de las tarifas para autónomos y freelance.

Como observatorio del empleo para detectar malas prácticas de contratación o abusos.

Colaboración con la Administración, las empresas de documentción y las asociaciones profesionales.

7. ¿Sirve de algo la formación que ofrecen las asociaciones profesionales?

La formación que proporcionan las asociaciones profesionales es útil si el contenido y el profesional que lo imparte es especialista en ello. Suelen ofrecer formación en nuevas áreas, porque se actualizan mas rápidamente que las universidades. Pero debería controlarse de alguna manera la oferta de formación y el número de personas y distintos profesionales a la que se dirige porque a veces, más que ofrecer formación especializada o actualización profesional parece una forma de lucro. En general, no hay oferta laboral suficiente para canalizar toda la formación.

Estaría bien complementar la formación con colaboraciones o prácticas en instituciones documentales o proyectos para desarrollar lo aprendido.

archivo8. Tienes experiencia en archivo. ¿Qué archivos nos recomiendas visitar?

Mi primer empleo remunerado fue en el Archivo Histórico Nacional durante unos meses y posteriormente trabajé en un archivo histórico provincial durante casi cinco años.

Los archivos son grandes desconocidos. Muchos se encuentran en edificios históricos, por lo que sólo la visita, merece la pena.

Recomiendo el acercamiento a los archivos en general. En particular, depende de las inquietudes de cada persona: genealogía, conocimiento de su pueblo o ciudad, interés por la historia y costumbres de una época concreta. Además ofrecen talleres, actividades, exposiciones, etc.

9. ¿Y una lectura que recomiendes?

La librería ambulante de Christopher Morley.