(Paréntesis) 2. El comienzo de un viaje

Publicado: 22 de diciembre de 2018 en Bibliotecas, Cultura, Lectura y libros
Etiquetas:, ,

Para mí, un viaje no comienza el día que salgo, sino antes, con todos los preparativos previos. Lo cierto que este es un viaje especial porque nunca he viajado tan lejos, porque nunca he ido como voluntaria y me siento entre nerviosa y con miedo de no saber. Pero a comienzos de verano se presentó la oportunidad y fue una oportunidad que no quería perder, porque me pareció a priori un proyecto bonito, relacionado con la cultura, con las bibliotecas, con los libros que tanto amo. Y pensé: ¡tengo que hacerlo!

índiceUn parte que me gusta especialmente de los preparativos y a la que dedico mucho tiempo es la de lecturas relacionadas con el lugar de destino. En esta ocasión, modifiqué un poco el comienzo de mis lecturas. Opté por leer primero sobre temas de cooperación y voluntariado. Creo que el funcionamiento de la cooperación tiene que cambiar, y podría extenderme  mucho, y mi mayor miedo era (y sigue siendo un poco) ir a hacer voluntariado desde una mirada colonizadora, de persona blanca occidental que mira por encima del hombro y que tiene que “sacar de aprietos” a gente que no sabe lo que hace. Y yo no quería eso. Una lectura que me gustó y que es muy útil para desmontar el negocio de la cooperación y como tiene que evolucionar es Blanco bueno busca negro pobre: una crítica a los organismos de cooperación y a las ONGs. de Gustau Nerin con muchos años de experiencia en este ámbito.

Me interesa además una cooperación que tenga en cuenta el género, que incluya de forma real y práctica el feminismo en sus proyectos, más allá de la formalidad o de la obligación de incluir en una propuesta la palabra “género”. He leído varios artículos sobre ONGs que trabajan en esta línea y he aclarado un poco mis dudas. Sobre estos temas, también he dedicado algunos tés y cola-caos para conversar y debatir con mi amiga V. para conocer su opinión, ya que ella sí que ha realizado varios viajes de cooperación.

Me han resultado esclarecedores artículos e informes de la ONG Mugarik Gabe sobre trabajo en equipo no patriarcal y comunicación  con equidad de género. También aporta bastante al debate el post de Afroféminas Las ONGs y el falso humanitarismo. Y para no extenderme voy a enlazar a un artículo que escribí sobre despatricarlizar viajes con diversas recomendaciones.

Creo que era mi mayor preocupación. Acabar en un lugar por el mero hecho de ir, sin nada que aportar, sin la humildad suficiente para reconocer el valor de otras personas, de otras formas de sentir, de hacer. Occidente ya ha devastado, colonizado y robado suficiente, quizás no necesite ayudar a reconstruir lo que ha destrozado, sino dejar de invadir, de derrumbar, de acabar con recursos.

Estoy especialmente ilusionada con este proyecto porque se trata de uno relacionado con mi profesión, porque es un proyecto en el que se está dando trabajando a personas locales, se está comprando material y libros en ONGs locales y se está intentando tanto integrar a mujeres como a personas con discapacidad. Hay mucha gente valiosa y no es necesario que vayamos creyendo que nos necesitan para salvarse, que sin nosotras están perdidas.

índice.jpegA parte, del tema de la cooperación, ha andado entre mis manos la guía de la India de Lonely Planet, que no es libro más adecuado a mi entender para este tipo de viajes pero algunas orientaciones me ha dado.

Me ha entusiasmado y entristecido a partes iguales el libro La revolución de las agujas de Emilia Laura Arias, un libro que además de explicar la historia y la situación política, económica, social y cultural de la India recoge testimonios de mujeres maltratadas, repudiadas, violadas, pobres que cambiaron su vida gracias a una cooperativa de trabajo que se puso en marcha gracias a la colaboración de Isabel Martín, una misionera española que pasó casi toda su vida en Mombay ayudando a mujeres que sufrían (y sufren) las violencias de una sociedad muy machista y patriarcal.

La trenza de Laetitia Colombani es un libro que entrelaza la historia de tres mujeres en distintas partes del mundo. Tengo que reconocer que no me ha gustado mucho el estilo con el que esta escrito pero la historia de la mujer india me ha impactado.

Dicen de la India que es un lugar lleno de colores vivos y contrastes. La vista es seguramente el sentido por el que más vivimos las sensaciones y nos olvidamos del resto de sentidos. Y me ha venido a la cabeza el libro de Pier Paolo Pasolini, El olor de la India, un libro breve que relata su estancia en este país en los años 60, dándonos una idea de la idiosincrasia de sus gentes y los distintos lugares que visita.

amisa narrativa contem.La filósofa y escritora Chantal Maillard también dedicó numerosos escritos, diarios, ensayos y poemas  la India y están recogidos en el libro India.

Otro libro recomendable es El vagón de las mujeres de Anita Naïr del que también existe un película. Especialmente potente es el poemario El sol y sus flores de la escritora hindú-canadiense rupi kaur. Tengo en mente también a la ecofeminista Vandana Shiva y a la escritora y articulista Arundathy Roy pero voy a parar aquí.

Me dejo sin nombrar otros tantos que he leído me vienen a la cabeza pero me conozco. Empiezo a tirar del hilo y este post tiene que acabar antes de que empiece el viaje.

Anuncios
comentarios
  1. Toni dice:

    Este post tiene que acabar antes de que comienza el viaje… Me troncho.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s