Archivos de la categoría ‘Bibliotecas médicas’

El pasado 7 de junio se celebró la I Jornada de Trabajo de Bibliotecas de Ciencias de la Salud de la Comunidad de Madrid.

Fue una jornada no sólo de trabajo sino también de reflexión, personalmente me sirvió  para contestar algunas de las preguntas que lancé ya en la primera parte de este artículo.

Tristemente, las biblioteca médicas no están empoderadas, o no tanto, lo que nos gustaría a las profesionales de bibliotecas. Pero seamos, sinceras, ni las bibliotecas médicas ni casi cualquier biblioteca. Es una profesión denostada y poco apreciada y lo sabemos bien todas aquellas que hemos realizado la carrera (antiguas Diplomatura y Licenciatura y actual Grado).

Para empezar porque desde siempre se ha creído que el trabajo en una biblioteca lo puede realizar cualquiera. Es habitual escuchar comentarios de ese tipo ya que la gente está habituada a ver sólo una parte (y esto es importante, sólo una parte) del trabajo que se realiza en bibliotecas públicas. Pasar un escáner con un ruidito molesto sobre un código de barras. ¿Quién no va a poder hacer eso? Pues insisto, eso es sólo la punta del iceberg.

¿Qué quiero decir con esto? Que es necesario una persona con formación previa. Por supuesto, que se puede aprender, pero llevamos camino hecho si es alguien que ya tiene formación. Hace 25 años no existía esta carrera pero actualmente sí, y hay muchísimas profesionales muy valiosas.

En el ámbito de las bibliotecas médicas, otro poco de lo mismo. Por un lado, sorprende que exista bibliotecas médicas porque, oye, ya está Google. Bueno, pues yo como potencial paciente de un hospital no me gustaría que me atendiera profesional sanitario cuya información y conocimientos se está realizando en este famoso buscador como quien busca una película para ver el fin de semana. Y por otro, lado, falla el marketing y el adaptar el mensaje al público que nos dirigimos. 

Mientras se siga creyendo que cualquiera puede hacer este trabajo, que ya irá aprendiendo, nunca conseguiremos darle el valor necesario ni a la profesión ni a las bibliotecas médicas. Nosotras mismas lo estaremos desprestigiando. Porque yo me pongo una bata blanca y cojo un bisturí y con un buen pulso paso por cirujana y ya iré aprendiendo a cortar bien, pero ¡amigas mías! en el camino habré ido perdiendo muchos pacientes y la confianza y el respeto por la profesión médica irá decayendo.

aliados4El reconocimiento y prestigio de una biblioteca médica y de nuestra función pasa, a mi modo de ver, por dos factores importantes, evidentemente junto a otras muchas acciones.

  • Bibliotecas con profesionales formados previamente. La formación posterior debe ser una formación de actualización y reciclaje, nunca de “empezar desde cero”. Se trata de un tema complicado. ¿Posibles soluciones?
    • Reivindicar la formación específica en las bases, convocatorias a nivel general y en los propios hospitales.
    • Que las asociaciones profesionales de bibliotecas y documentación se centren más en mover y promover estas acciones que en ofertar cursos carísimos que no tienen un equilibrio entre el precio y la calidad o los contenidos aportados. En muchas ocasiones no parecen defender los intereses de los profesionales.
  • Marketing, que seguramente se hace, pero que tendrá éxito cuando cambie la mentalidad sobre las bibliotecas y cómo se perciben y cuando aprendamos a transmitir el mensaje. Algo a lo que ayudaría que desapareciese la idea molesta del “cualquiera puede hacerlo” y de nuevo, sí, soy muy insistente, pasa por exigir formación específica para acceder al puesto.

 

 

Hace unas semanas acudí a las VIII Jornadas internacionales de experiencias bibliotecarias organizadas, entre otras instituciones, por la SEDIC y el Goethe Institute. El tema de este año: ¡Alza la voz! Bibliotecas empoderadas: tendencias internacionales en lobby, advocacy y presencia en la agenda política.

Aunque son unas jornadas que están marcadamente pensadas para bibliotecas públicas, la mayoría de veces, en estos eventosse pueden obtener ideas quepueden extrapolarse o adaptarse a otro tipo de bibliotecas o, al menos, hacernos reflexionar sobre nuestro propio entorno de trabajo. Considero que es bueno, mantener la mente abierta y estar alerta de todo lo que sucede a nuestro alrededor aunque no sea específicamente el de nuestro día a día. De hecho, yo he estado reflexionando en relación a mi ámbito de trabajo que conlleva a plantearse preguntas numerosas preguntas y buscar posibles respuestas, tanto personales como colectivas.

Las ponencias de estas jornadas giraron principalmente en torno a presentar experiencias de bibliotecas empoderadas, como la biblioteca estatal de Colonia,sobre cómo conseguir cambiar la imagen y la percepción que la sociedad tiene de las bibliotecas e innovar en bibliotecas.

Pero, ¿qué es empoderar? Empoderar es potenciar a las personas y las organizaciones, darles recursos, capacidad de decisión, de autonomía, de establecer relaciones.

Screen Shot 05-20-17 at 10.24 PM

¿Nos hemos preguntado alguna vez si las bibliotecas están empoderadas?

En  el caso de España, bien sabemos que el conocimiento sobre las bibliotecas(para qué sirven, qué hacen, qué conocimientos son necesarios para trabajar en ellos) es nulo y que, en general, la valoración o la estima no son tan buenas como debería ser (si la comparamos, por ejemplo, con países nórdicos). Diversos, variopintos y sorprendentes son muchos de los comentarios que podemos escuchar de personas con las que hablamos sobre nuestro trabajo o del mundo de las bibliotecas. Pero…

¿Qué sucede en el ámbito de las bibliotecas médicas?

 

Para reflexionar:

bubble-19329_640¿Qué se necesita para estar empoderada?

¿Están las bibliotecas médicas empoderadas (de verdad)?

Si no es así, ¿cómo se puede conseguir?

¿Qué desempodera o dificulta el empoderamiento?

¿Qué retos actuales y futuros nos tenemos que plantear?

 

 

 

El pasado 29, 30 y 31 de marzo se celebró en Sevilla el 20 Congreso Nacional de Hospitales y de gestión sanitaria que tenía por lema ¿Cómo continuamos progresando?

Se trata de un foro donde tradicionalmente no han estado las bibliotecas a pesar de formar parte del funcionamiento de los hospitales y de la importancia que tiene para la mejora y calidad de los hospitales. Hasta el año 2015, donde compañeras del Hospital de Cruces, de la Facultad de Óptica de la Universidad Complutense de Madrid y del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón ya abrieron el camino en este Congreso con la comunicación: Programa marco de formación de competencias informacionales en las bibliotecas de ciencias de la salud en hospitales.

La importancia de la presencia de las biblioteca médicas radica en que se trata de un servicio clave dentro del hospital. Es el punto neurálgico desde el que se transfiere conocimiento, desde el que se actualizan los conocimientos de los profesionales sanitarios y se mejora la práctica clínica.

biblioteca

Por ello en este Congreso, tres bibliotecas médicas: OSI EEC-Hospital Universitario de Cruces En Bizkaia, Hospital Universitario Fundación de Alcorcón y Hospital Universitario Ramón y Cajal continuamos con el trabajo comenzado hace dos años y presentamos la comunicación oral: Bibliotecas médicas: servicio central clave para el prestigio y reconocimiento de un hospital con el fin de lanzar un mensaje alto y claro a los gestores y gerentes de hospitales: Nos necesitáis, os necesitamos porque la existencia de una biblioteca médica, su utilización fomenta el prestigio profesional y del hospital.

A continuación, os mostramos algunas de las ideas fundamentales que expusimos en el Congreso.

¿Por qué las biblioteca médicas son aliadas estratégicas?

aliadosOfrecemos servicios transversales de recursos de información científica de calidad para la toma de decisiones en la práctica clínica, la investigación y la docencia y colaborar, por tanto, de forma activa en la consecución de los objetivos del hospital:

  • Seguridad del paciente.
  • Calidad de los cuidados.
  • Humanización de la atención.
  • I+D+I.
  • Gasto farmacéutico.
  • Difusión del conocimiento.

 

¿Por qué la gerencia de los hospitales necesita a las bibliotecas?

  • Competir con otros hospitales.
  • Obtener mayor rentabilidad.
  • Conseguir un capital humano de personas expertas.
  • Tener visibilidad a través de premios (Best in Class, Hospitales Top 20, etc.)

 

¿Por qué la biblioteca médica es vital en un hospital?

  • Provee información al staff directivo.
  • Ayuda a mejorar el ranking del hospital y a que, derivado de su prestigio, más pacientes deseen ser atendidos en el hospital.
  • Favorece la formación y actualización de conocimientos del profesional durante toda su carrera.
  • Ahorra tiempo a los profesionales al apoyarle en la búsqueda, localización y filtro de información en su trabajo diario.
  • Aumenta la visibilidad del hospital  mediante su participación en Congresos, comités, publicaciones, etc.
  • Colabora y comparte recursos con otras bibliotecas, lo que supone un ahorro de costes.

aliados1

Si eres gerente y amas las bibliotecas, promueve su visibilidad.

  • Facilita las herramientas necesarias para gestionar la visibilidad de la biblioteca.
  • Mide el impacto de sus servicios enfocados a ser coste-efectivos y de mejora de la salud del paciente.
  • Adopta estándares internacionales para establecer indicadores que permitan cumplir los objetivos estratégicos.
  • Promociona las biblioteca en el medio académico y sanitario.
  • Favorece la presencia on line de la biblioteca.
  • Prioriza en el Plan Estratégico el acceso a la información a través de apps y otras tecnologías.
  • Invítala a pertenecer a la Comisión de Dirección.
  • Confía e invierte en conocimiento.

La formación de usuarios es una tarea fundamental dentro de algunas bibliotecas, como pueden ser las bibliotecas médicas.

pizarraNormalmente, la base de toda formación, y la única es la utilización de un powerpoint para explicar los contenidos del curso, taller o sesión. Por supuesto, es útil y necesario disponer de una guía para nosotras y para que los usuarios nos sigan pero también puede resultar interesante utilizar otros recursos por otros motivos:

  1. El curso resulta más dinámico y didáctico.
  2. Capta la atención de los usuarios y evita que se despiten.
  3. Nos aporta distintos puntos de vista de cómo presentar la información y cuál es más útil.
  4. Nos ayuda a interiorizar el conocimiento y a transmitirlo de la forma más adecuada.

Algunas herramientas útiles para los cursos de formación de usuarios.

Evidentemente no es necesario usarlos todos ni al mismo tiempo. Se trata de sugerencias que habría que adaptarlas a las necesidades del momento, a los objetivos del curso, al tipo de curso y al tipo de usuarios.

ideas

  1. Prezi.Durante un tiempo causó furor y es una buena alternativa al clásico Powerpoint. Es una herramienta para crear presentaciones pero de forma más dinámica que la herramienta de Office. Es útil para presentaciones breves. En cualquier caso, utilicemos una  y otra, creo que deben ser claras y breve y utilizarlas como base nada más o como tutorial para entregar al alumnado. Por ejemplo, para la enseñanza de bases de datos y recursos en internet siempre es más didáctico explicar sobre el propio recurso.
  2. Mindomo. Es una herramienta para crear mapas conceptuales. Puede ser muy útil a la hora de dar un curso que resulta complejo para los usuarios, como el de búsquedas bibliográficas, para realizar un resumen gráfico, por ejemplo, sobre cómo se plantean búsquedas en bases de datos. También podríamos utilizarlo al comienzo de la clase para dar una visión general de nuestros contenidos, para que se sitúen rápidamente en un contexto.
  3. Piktochart. Es una herramienta que permite de forma sencilla crear infografías. De forma muy gráfica y visual podemos dar de forma complementaria un resumen de aquellas ideas o conceptos que el alumnado deba conocer. También, aunque no esté relacionado, directamente con la formación, puede ser útil como herramienta de marketing y comunicación. Por ejemplo, se puede presentar en una infografía los resultados estadísticos de utilización de la biblioteca, recursos de que dispone, actividades realizadas, etc. y difundirlos así, de forma breve y clara, a todos los usuarios de la biblioteca.
  4. Kahoot. En todos los cursos es una información de gran utilidad conocer si nuestros usuarios han asimilado los conocimientos que intentábamos enseñarles. Normalmente si preguntamos, por vergüenza o miedo no van a decir nada. Kahoot, nos ayuda de forma lúdica, a través de preguntas tipo test, a evaluar con qué se han quedado de la clase y si necesitamos insistir o repetir alguna idea ya que podemos saber cuántos usuarios contestan bien a una pregunta o donde fallan. Esta herramienta además fue presentada en BiblioMadSalud 2016 con un ejemplo práctico para ser usada en bibliotecas médicas, por la responsable de  biblioteca del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón, Eulàlia Grifol y tuvo un éxito impresionante.
  5. Netvibes o Symbaloo. Se tratan de dos escritorios virtuales, muy parecidos en su utilización que se utilizan para recopilación, organización y acceso a recursos. Permite incluir tanto páginas webs, como notas, enlaces RSS, etc. Puede ser útil para crear uno público y ofrecérselo a los usuarios como plataforma de acceso al contenido y recursos del curso. Es decir, darles una recopilación de direcciones web, o enlaces al texto completo de artículos u otros materiales utilizando estas herramientas.
  6. Otras: Blogs (WordPress), Etiquetas de nubes (Tagxedo), Wikis (WikiSpaceClassroom), Videotutoriales (Jing)

Como veis, ideas alternativas o complementarias a la clásicas presentación tenemos mucha. Pruébalas y elige las que más te convenzan.

¿Conoces o utilizas otras herramientas que te gustaría recomendar?

hand-1592415__180Mucha información. Conectividad. Internet. Redes. Google. Casi parece impensable que sea necesario una intermediaria, una biblioteca, que facilite información a los usuarios finales.

Sin embargo, aunque el mundo de la información se ha vuelto complejo y aparentemente más sencillo y accesible, las bibliotecas continúan teniendo su papel, como buenas organizaciones flexibles y con capacidad de adaptación.

En los años 90, el impacto de las bibliotecas giraba en torno a la colección que poseían, actualmente, la clave de nuestra profesión son los usuarios. Nuestro impacto en ellos dependerá de la interacción, ya sea de forma presencial o virtual. La biblioteca será imprescindible para los usuarios en función de la relación que establezcamos con ellos.

Para Choy Fatt Cheong el espíritu y filosofía de las reglas del bibliotecario indio Ranganathan siguen vigentes, a pesar de sus más de 80 años de existencia, y considera que se pueden aplicar al ámbito del marketing en bibliotecas.

¿Cómo utiliza Cheong las 5 leyes de Ranganathan?

  1. Primera regla. Las bibliotecarias son expertas. El valor de las bibliotecachinese-998906__180rias se encuentra en que poseen conocimientos y habilidades en el campo de la información.
    • Saber trabajar en equipo.
    • Compartir información.
    • Saber evitar las estructuras jerárquicas.
  2. Segunda regla. Cada bibliotecaria es amiga de sus usuarios. Deberíamos tratar a los usuarios como si de nuestras arrow-1538695__180amistades se tratara, ya que los amigos suelen ser personas en las que confíamos. Debemos ser esa persona en la que el usuario confía sus necesidades e inquietudes de información, entendiendo la amistad como una actitud, más que como una relación personal cercana.
    • Mostrar empatía.
    • No dar una respuesta estándar a todos los usuarios.
    • Pensar en ellos cuando vayamos a introducir un cambio en la biblioteca.
  3. Tercera regla. Cada encuentro con el usuario debe suponer un valor añadido para él. Intentar, por ejemplo, si no tenemos un recurso que necesita el learn-977544__180usuario, ofrecerle alternativas, ya sea de otros recursos, o de otras bibliotecas donde puede conseguirlo. Le hará sentirse seguro y no pensará en la posibilidad de no regresar a la biblioteca porque no le han ayudado.
    • Ser creativa.
    • Tener recursos.
    • Interés por crecer profesionalmente.
  4. directory-466935__180Cuarta regla. Los usuarios deben tener altas expectativas de la bibliotecaria. Cuando la gente tiene expectativas bajas de un servicio, valorarán menos ese servicio o le rechazarán.
    • Ser proactivas.
    • Intentar generar demanda de nuestros servicios.
  5. Quinta regla. El papel impresincidible de las bibliotecas en su papel como gestora del conocimiento debe ser ampliamente conocido y reconocido. Aunque el papel de la biblioteca no es desconocido en la sociedad, quizás sí se books-21849__180tiene una visión bastante reducida y obsoleta de sus funciones. La ciudadanía tiene que ser consciente del papel que juega la biblioteca para que el conocimiento avance y que impacta de forma positiva en el desarrollo personal, humano, cultural y profesional de los individuos, y por tanto, en una sociedad mejor.
    • Promover y difundir el papel de la biblioteca.
    • Explorar nuevas áreas de trabajo.

Estas cinco reglas podrían ser la base para generar una forma de trabajo centrada en el usuario pero de forma cooperativa.

Referencia: Cheong, Choy Fatt. The five rules of engagement for librarians: aux Ranganathan’s laws of library science. In: Library Management in disruptive times: skills and knowledge for an uncertain future. 2015.