Archivos de la categoría ‘Bibliotecas’

El artículo anterior iba dedicado a los comentarios y actitudes machistas y sexistas que suelen darse en el entorno laboral de las bibliotecas, y que he vivido en primera persona.

Ahora, me gustaría aprovechar y contar el otro lado, aquellas bibliotecas, concienciadas de la discriminación y que tienen en marcha proyectos para visibilizar el papel de las mujeres pero también para fomentar una lectura más igualitaria donde estén representadas diferentes formas de ver el mundo.

2016-10-03-11_24_04-ftfinfo-wil-archiveAmerican Library Association (ALA). Tiene desde 1970, nada menos, que una sección dedicada al feminismo y a las mujeres en las bibliotecas. Es la Feminist Task Force. Trabaja temas como igual salario para mujeres y hombres, las mujeres en la historia de las bibliotecas o estudios de género a través de distintos comités. Además de este trabajo, ofrece recursos interesantes como una newsletter, una wiki o el proyecto de Amelia Bloomer, que todos los años publica una lista con lecturas feministas de 0-18 años.

Dirección de bibliotecas, archivos y museos de Chile. En 2012 comenzó un proyecto novedoso que ofrece una guía para facilitar a aquellas entidades culturales como biblioteacs, archivos y museos la integración de una perspectiva feminista en su ámbito. Este tipo de instituciones son de gran valor cultural y social y, por tanto, es necesario q2016-10-03-11_23_26-adobe-acrobat-standard-guia_incorporacion_enfoque_genero_bibliotecas-pdfue recojan la diversidad de entender el mundo y de contar historias que existen. Explica qué es el género y cómo incorporarlo en las bibliotecas mediante diversos criterios. Para ayudar, también recoge un catálogo de buenas prácticas. En el siguiente enlace podéis descargar la guía con muy buenas ideas para incorporar títulos a la colección, analizar nuestros usuarios y usuarios, etc. Guía para la incorporación del enfoque de género en bibliotecas.

A mí me cuesta imaginar que en España se emprendan y se valoren positivamente proyectos de este tipo.

¿Conocéis alguno que deséis compartir?

Anuncios

Machismo en las bibliotecas

Publicado: 19 de septiembre de 2016 en Bibliotecas, Generales
Etiquetas:, , ,

En mi experiencia en diferentes bibliotecas, de todo tipo, he podido acumular a lo largo del tiempo, una serie de frases, comentarios, actitudes machistas que, lo cierto es que suelen proliferar en todos los ámbitos. No nos egañemos.

Hay áreas y parcelas de nuestra vida que creemos que no pueden sufrir esas lacra y posiblemente las bibliotecas sean una de ellas. Gran error. En las bibliotecas hay machismo.

images

  • Si eres joven. Muy habitual que te digan que eres una niña, aunque andes más cerca de la jubilación que de comenzar el bachillerato.
  • Si eres mujer. Porque sea por lo que sea, un hombre, siempre sabrá más que tú.
  • Si eres mujer joven. Sin comentarios.
  • Cuando estás con dos hombres en una reunión y haces una pregunta a uno de ellos y en vez de mirarte y responderte a ti, lo hace al otro hombre.
  • Cuando los únicos comentarios que se les ocurre hacer es sobre tu forma de vestir (muy habitual).
  • Si estás más preparada pero siempre habrá alguna excusa para poner a un hombre al mando. De hecho, aunque Documentación es una carrera en la que hay mayoría de mujeres, suelen ponerse a dirigir a hombres o suelen tener mayor relevancia en las redes sociales, por ejemplo.
  • Cuando tú enseñas, explicas, realizas informes pero de cara a la galería tu jefe, hombre, te “roba” las palabras y las ideas y se lleva todo el mérito.

Aunque también hay iniciativas y proyectos muy interesantes para fomentar la equidad. Lo veremos en el próximo artículo.

Los estudios de usuarios permiten conocer el perfil de los usuarios de una biblioteca, sus necesidades y su nivel de satisfacción respecto de los recursos y servicios ofrecidos.

¿Qué podemos hacer?

  • Encuestas de satisfacción.
  • Cuestionarios sobre las revistas, recursos y servicios contratados, la atención, las instalaciones, la atención, etc.
  • Conversaciones, charlas.

usuario

¿Para qué sirven?

  • Para saber si nuestros recursos cubren sus necesidades de información.
  • Para mejorar la calidad de la atención y de los servicios.
  • Para introducir cambios e innovaciones.
  • Para mejorar los puntos débiles y potenciar los fuertes.
  • Para detectar carencias.

Cuando llega la hora de renovar los recursos electrónicos suscritos por la biblioteca (bases de datos, paquetes de revistas) o comprar unos nuevos, normalmente, a final de año, toca reflexionar sobre cómo han funcionado dichos recursos y si han sido útiles a nuestros usuarios.

En la carrera, en cursos, talleres o artículos académicos suelen recogerse unas sugerencias o pautas muy útiles que ayudan a sistematizar el proceso de evaluación de recursos. Sin embargo, hay cuestiones, aparentemente de pero grullo, sobre las que se olvidan hablar y que luego nos encontramos como las más habituales en nuestro trabajo diario.

Puntos a tener en cuenta antes de empezar:

  • Las empresas proveedoras de recursos presionan mucho a las bibliotecas y abusan con los precios, las condiciones de contrato y los servicios. Incluso, en ocasiones, intentan decidir sobre qué debería tener la biblioteca como recursos.

  • Los usuarios (conscientes o no) sufren lobby de los proveedores, a través de talleres, sesiones informativas sobre su producto para hacerles creer su producto es el mejor.

  • Los usuarios presionan a las bibliotecas para que contraten esos productos tan maravillosos o mantengan la suscripción de los mismos.

  • Las bibliotecarias, en ciertos momentos, creemos que sabemos mejor que nuestros usuarios lo que necesitan.

dado¡Vaya lío, no!

¿Qué significa todo esto? Que antes de comprar o renovar recursos es necesario evaluar, no sólo los aspectos de contenido, técnicos o económicos, sino también el engranaje interno de la relación biblioteca-usuarios-proveedores.

Algunas sugerencias.

Ante la avalancha de proveedores y su extra limitación en algunas ocasiones, es necesario armarse de paciencia, planificar bien las reuniones con ellos, intentar negociar amistosamente y no ceder a tanta presión abusiva siempre que exista esa posibilidad (que vista la realidad, a veces, es complicado).

Un buen comienzo, y desde lo que deben partir el resto de acciones es preguntarnos: ¿qué necesitan mis usuarios? Escuchar con interés a nuestros usuarios es imprescindible. Hay que buscar un equilibrio entre nuestro ego y lo que ellos exigen. ¿Qué nos puede ayudar?

  • Estadísticas de uso (uso de los recursos, descargas, etc.)

  • Encuestas, opiniones, trabajar con algunos usuarios que después nos ayudan a probar y evaluar un producto nuevo.

  • Tener en mente sus correos electrónicos, sugerencias, etc.

  • Valorar si es un usuario experto o competente en la utilización de recursos (puede tener mucho que decir) o puede ser alguien que se deje llevar por las modas o presiones de los proveedores.

También suele ser habitual la medición de la calidad de las revistas a través de recursos como el Journal Citation Report (JCR), el Scimago Journal & Country Rank, el MIAR, DICE, RESH o altmetrics, aunque nunca está de más, y se dice poco, que puede ser útil contactar con otras bibliotecas que sepamos que tienen los mismos recursos y obtener otras opiniones y puntos de vista que enriquecerán nuestro proceso de evaluación.

Por otro lado, es aconsejable mantener la mente abierta y no tener fe ciega en un producto o proveedor. Si rastreamos por Internet o, de nuevo, hablamos con más bibliotecas, podemos encontrar productos similares y más baratos, incluso, aunque aparentemente tengan menos prestigio o menos visibilidad pueden ser mejores.

Se trata la mayoría de las veces en un proceso largo y tedioso que da muchos quebraderos de cabeza así que es necesario:

  • Paciencia.estres

  • Desconectar y no pensar 24 horas en el trabajo.

  • Trabajar en equipo y coordinarse.

  • Tomarnos nuestro tiempo para pensar y valorar las distintas alternativas siempre que el tiempo y las presiones (seguramente proveniente desde diferentes flancos) lo permitan.

Y… hasta el año siguiente.

Os dejo el enlace a algunas guías para la gestión o desarrollo de colecciones electrónicas con las cuestiones técnicas o elementos necesarios para crear o renovar una colección o recursos electrónicos.

Calidad y evaluación de los contenidos electrónicos.

Cuestiones claves para el desarrollo de colecciones con recursos electrónicos.

Criterios de evaluación de bases de datos

 

 

Hace poco realicé un curso sobre metadatos y la tendencia en este sector organizado por el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas de la Fundación Germán Sánchez Ruiperez y la Universidad Europea Miguel de Cervantes y me gustaría compartir con vosotros algunos conceptos básicos de utilidad.

Se trata, sobre todo, de una aproximación teórica a la definición y su utilización en bibliotecas que nos permita entender, al menos, para qué sirven y cómo funcionan.

Los metados surgieron en el ámbito de la información y la documentación como una forma para describir los recursos y optimizar la búsqueda de información en Internet. Los sistemas de información estaban quedándose obsoletos.

Metadatos

Por Ron Mader

¿Qué son?

La ISO 15489-1:2006 define metadatos como datos que describen el contexto, el contenido y la estructura de los documentos y su gestión a lo largo del tiempo.

Adoptan la forma de registros con la forma de un atributo (título del recurso, por ejemplo) y un valor (nombre del recursos propiamente dicho). Se basan y utilizan esquemas de metadatos.

 

¿Para qué sirven?

  • Interconectan la información.
  • Evitan las islas de informacion.

Tipos de metadatos.

Mediante los metadatos podemos recoger tres aspectos sobre los recursos informativos:

  1. Información sobre su contenido.
  2. Información sobre su contexto: agentes y circunstancias de creación.
  3. Información sobre su estructura: relación entre los recursos o partes de ellos.

Así podemos obtener metadatos de tipo:

  • Administrativo.
    • Adquisición.
    • Técnicos.
    • Gestión de derechos.
    • Preservación.
  • Descriptivo.
    • Identificación.
    • Representación mediante palabras clave, descriptores, etc.
    • Relación, vínculos entre partes de un recurso o versiones.
  • De uso.
    • Registros de usuarios.
    • Valoración.

Herramientas para la creación y edicición de metadatos.

La ventaja de la existencia de este tipo de herramientas es que no es necesario conocer el código ni saber programar ya que a través de sencillos formularios o páginas web se pueden introducir la información necesaria para generar los metadatos.

Los metadatos se pueden generar de:

  • forma interna. Si se realizan, por ejemplo, en el código fuente del recurso.
  • forma externa. A través de formularios, código html o xml o como campos de una base de datos.

Dublin Core es el modelo de metadatos más conocido para la descripción de recursos y su posterior recuperación. Quizás, por este motivo, actualmente, la herramienta más conocida es DC-Dot, Dublin Core metadato editor, una herramienta creada por Andy Powell en el año 2000. Es un servicio que genera una página web y automáticamente genera los metadatos en Dublin Core, ya sea como HTML o como RDF/XML para incluir en la sección correspondiente de una página.

Metadata is a love note to the future

Por Cea +

Aplicaciones en la web y bibliotecas.

En la Web, la utilización de metadatos permite una descripción más exacta del contenido de los documentos de la web, facilita su recuperación y se pueden describir documentos no textuales como audios y videos. La desventaja es que necesita entornos delimitados como la Web y que se puede hacer un mal uso de las metaetiquetas con el fin de posicionar mejor una página web.

En bibliotecas, dado que cada vez más éstas acceden a recursos electrónicos, no sólo propios, sino también a los que acceden a través de acuerdos o consorcios con otras bibliotecas, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos ha creado dos proyectos:

  • MODS (Metadata Objetc Description Standard). Es un formato basado en XML para la descripción de recursos que se encuentra entre el formato MARC y el Dublin Core. Es más completo que el Dublin Core y más fácil que el formato MARC.
  • METS (Metadata Encoding & Transmission Standard). Es una especificación para la descripción, gestión e intercambio de todo tipo de recursos que puedan ser albergados en repositorios y bibliotecas digitales.

En definitiva, los metadatos se están utilizando para describir recursos de información que faciliten tanto su recuperación como la posibilidad de compartir recursos.

A la hora de entender y profundizar en los metadatos creo que es necesario conocer también otros estándares como los de localización e identificación (DOI, PURL, etc.), estándares de lenguaje de marcado como HTML, XML o los nuevos estándares que se están utilizando para la descripción de documentos como el RDA (Resource Description and Access).