Archivos de la categoría ‘Bibliotecas’

Cuando llega la hora de renovar los recursos electrónicos suscritos por la biblioteca (bases de datos, paquetes de revistas) o comprar unos nuevos, normalmente, a final de año, toca reflexionar sobre cómo han funcionado dichos recursos y si han sido útiles a nuestros usuarios.

En la carrera, en cursos, talleres o artículos académicos suelen recogerse unas sugerencias o pautas muy útiles que ayudan a sistematizar el proceso de evaluación de recursos. Sin embargo, hay cuestiones, aparentemente de pero grullo, sobre las que se olvidan hablar y que luego nos encontramos como las más habituales en nuestro trabajo diario.

Puntos a tener en cuenta antes de empezar:

  • Las empresas proveedoras de recursos presionan mucho a las bibliotecas y abusan con los precios, las condiciones de contrato y los servicios. Incluso, en ocasiones, intentan decidir sobre qué debería tener la biblioteca como recursos.

  • Los usuarios (conscientes o no) sufren lobby de los proveedores, a través de talleres, sesiones informativas sobre su producto para hacerles creer su producto es el mejor.

  • Los usuarios presionan a las bibliotecas para que contraten esos productos tan maravillosos o mantengan la suscripción de los mismos.

  • Las bibliotecarias, en ciertos momentos, creemos que sabemos mejor que nuestros usuarios lo que necesitan.

dado¡Vaya lío, no!

¿Qué significa todo esto? Que antes de comprar o renovar recursos es necesario evaluar, no sólo los aspectos de contenido, técnicos o económicos, sino también el engranaje interno de la relación biblioteca-usuarios-proveedores.

Algunas sugerencias.

Ante la avalancha de proveedores y su extra limitación en algunas ocasiones, es necesario armarse de paciencia, planificar bien las reuniones con ellos, intentar negociar amistosamente y no ceder a tanta presión abusiva siempre que exista esa posibilidad (que vista la realidad, a veces, es complicado).

Un buen comienzo, y desde lo que deben partir el resto de acciones es preguntarnos: ¿qué necesitan mis usuarios? Escuchar con interés a nuestros usuarios es imprescindible. Hay que buscar un equilibrio entre nuestro ego y lo que ellos exigen. ¿Qué nos puede ayudar?

  • Estadísticas de uso (uso de los recursos, descargas, etc.)

  • Encuestas, opiniones, trabajar con algunos usuarios que después nos ayudan a probar y evaluar un producto nuevo.

  • Tener en mente sus correos electrónicos, sugerencias, etc.

  • Valorar si es un usuario experto o competente en la utilización de recursos (puede tener mucho que decir) o puede ser alguien que se deje llevar por las modas o presiones de los proveedores.

También suele ser habitual la medición de la calidad de las revistas a través de recursos como el Journal Citation Report (JCR), el Scimago Journal & Country Rank, el MIAR, DICE, RESH o altmetrics, aunque nunca está de más, y se dice poco, que puede ser útil contactar con otras bibliotecas que sepamos que tienen los mismos recursos y obtener otras opiniones y puntos de vista que enriquecerán nuestro proceso de evaluación.

Por otro lado, es aconsejable mantener la mente abierta y no tener fe ciega en un producto o proveedor. Si rastreamos por Internet o, de nuevo, hablamos con más bibliotecas, podemos encontrar productos similares y más baratos, incluso, aunque aparentemente tengan menos prestigio o menos visibilidad pueden ser mejores.

Se trata la mayoría de las veces en un proceso largo y tedioso que da muchos quebraderos de cabeza así que es necesario:

  • Paciencia.estres

  • Desconectar y no pensar 24 horas en el trabajo.

  • Trabajar en equipo y coordinarse.

  • Tomarnos nuestro tiempo para pensar y valorar las distintas alternativas siempre que el tiempo y las presiones (seguramente proveniente desde diferentes flancos) lo permitan.

Y… hasta el año siguiente.

Os dejo el enlace a algunas guías para la gestión o desarrollo de colecciones electrónicas con las cuestiones técnicas o elementos necesarios para crear o renovar una colección o recursos electrónicos.

Calidad y evaluación de los contenidos electrónicos.

Cuestiones claves para el desarrollo de colecciones con recursos electrónicos.

Criterios de evaluación de bases de datos

 

 

Anuncios

Hace poco realicé un curso sobre metadatos y la tendencia en este sector organizado por el Centro Internacional de Tecnologías Avanzadas de la Fundación Germán Sánchez Ruiperez y la Universidad Europea Miguel de Cervantes y me gustaría compartir con vosotros algunos conceptos básicos de utilidad.

Se trata, sobre todo, de una aproximación teórica a la definición y su utilización en bibliotecas que nos permita entender, al menos, para qué sirven y cómo funcionan.

Los metados surgieron en el ámbito de la información y la documentación como una forma para describir los recursos y optimizar la búsqueda de información en Internet. Los sistemas de información estaban quedándose obsoletos.

Metadatos

Por Ron Mader

¿Qué son?

La ISO 15489-1:2006 define metadatos como datos que describen el contexto, el contenido y la estructura de los documentos y su gestión a lo largo del tiempo.

Adoptan la forma de registros con la forma de un atributo (título del recurso, por ejemplo) y un valor (nombre del recursos propiamente dicho). Se basan y utilizan esquemas de metadatos.

 

¿Para qué sirven?

  • Interconectan la información.
  • Evitan las islas de informacion.

Tipos de metadatos.

Mediante los metadatos podemos recoger tres aspectos sobre los recursos informativos:

  1. Información sobre su contenido.
  2. Información sobre su contexto: agentes y circunstancias de creación.
  3. Información sobre su estructura: relación entre los recursos o partes de ellos.

Así podemos obtener metadatos de tipo:

  • Administrativo.
    • Adquisición.
    • Técnicos.
    • Gestión de derechos.
    • Preservación.
  • Descriptivo.
    • Identificación.
    • Representación mediante palabras clave, descriptores, etc.
    • Relación, vínculos entre partes de un recurso o versiones.
  • De uso.
    • Registros de usuarios.
    • Valoración.

Herramientas para la creación y edicición de metadatos.

La ventaja de la existencia de este tipo de herramientas es que no es necesario conocer el código ni saber programar ya que a través de sencillos formularios o páginas web se pueden introducir la información necesaria para generar los metadatos.

Los metadatos se pueden generar de:

  • forma interna. Si se realizan, por ejemplo, en el código fuente del recurso.
  • forma externa. A través de formularios, código html o xml o como campos de una base de datos.

Dublin Core es el modelo de metadatos más conocido para la descripción de recursos y su posterior recuperación. Quizás, por este motivo, actualmente, la herramienta más conocida es DC-Dot, Dublin Core metadato editor, una herramienta creada por Andy Powell en el año 2000. Es un servicio que genera una página web y automáticamente genera los metadatos en Dublin Core, ya sea como HTML o como RDF/XML para incluir en la sección correspondiente de una página.

Metadata is a love note to the future

Por Cea +

Aplicaciones en la web y bibliotecas.

En la Web, la utilización de metadatos permite una descripción más exacta del contenido de los documentos de la web, facilita su recuperación y se pueden describir documentos no textuales como audios y videos. La desventaja es que necesita entornos delimitados como la Web y que se puede hacer un mal uso de las metaetiquetas con el fin de posicionar mejor una página web.

En bibliotecas, dado que cada vez más éstas acceden a recursos electrónicos, no sólo propios, sino también a los que acceden a través de acuerdos o consorcios con otras bibliotecas, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos ha creado dos proyectos:

  • MODS (Metadata Objetc Description Standard). Es un formato basado en XML para la descripción de recursos que se encuentra entre el formato MARC y el Dublin Core. Es más completo que el Dublin Core y más fácil que el formato MARC.
  • METS (Metadata Encoding & Transmission Standard). Es una especificación para la descripción, gestión e intercambio de todo tipo de recursos que puedan ser albergados en repositorios y bibliotecas digitales.

En definitiva, los metadatos se están utilizando para describir recursos de información que faciliten tanto su recuperación como la posibilidad de compartir recursos.

A la hora de entender y profundizar en los metadatos creo que es necesario conocer también otros estándares como los de localización e identificación (DOI, PURL, etc.), estándares de lenguaje de marcado como HTML, XML o los nuevos estándares que se están utilizando para la descripción de documentos como el RDA (Resource Description and Access).

Este artículo trata sobre la VIII Jornada Profesional de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes celebrada el pasado 15 de diciembre de 2015 con el título de: Gamificación: el arte de aplicar el juego en la biblioteca.

Por mi parte, pretendo hacer una breve crónica, desde mi punto de vista, de lo más destacado y las ideas claves que necesitaríamos las bibliotecarias para entender la gamificación y ponerla en marcha, más que hacer un resumen de lo dicho por cada ponente.

gamificationEl juego y su utilización como herramienta para la formación data de la época de Platón, aunque es cierto que estaba más asociado al deporte. Desde un punto de vista antropológico, psicológico y sociológico, el juego es capaz de potenciar la motivación, la influencia en las comunidades, los grupos y los estudiantes y, por ello, se ha valorado la posibilidad de utilizarlo en otros entornos como el educativo, el empresarial o el de las bibliotecas.

Podemos afirmar, que con el aumento del uso de las nuevas tecnologías e Internet ha cambiado la estrategia para la formación. Se valora la creatividad, la innovación y el aprendizaje continuo.

¿Qué es entonces la gamificación?

Una definición sencilla y básica y bastante aceptada sobre la gamificación sería la siguiente: utilizar el juego y sus mecánicas en contextos no lúdicos con fines motivacionales.

Es decir, se intenta desarrollar comportamientos a través de la motivación ya sea intrínseca (deseo de ser autónomo, competente, pertenecer a un grupo) o extrínseca (premio o recompensa). En el caso de una biblioteca podría ser aumentar el uso de la colección, que se conozca más la biblioteca, algún servicio o que los usuarios acudan más a actividades culturales.

¿Cuáles son los principales componentes de la gamificación?

  • Storytelling. Es lo más importante. No centrarse primero en la mecánica del juego, primero diseñar experiencias. Pensar qué historias queremos que se cuenten.
  • Las dinámicas. El funcionamiento del juego, su mecánica.

Objetivos

Dirigido a:

  • la competencia
  • el esfuerzo y
  • el aprendizaje.

Es más útil si es voluntario. Las obligaciones no llevan a buen puerto. Lograr la autogamificación. Implicar a los jóvenes, estudiantes, usuarios de la biblioteca para diseñar gamificación. Empoderarlos. Es más potente que la gamificación.

¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Necesaria (o al menos enriquecedora) la sinergia con otros profesionales: psicólogos, guionistas, informáticos, etc.
  • Todos los juegos acaban cansando. Puede ser necesario introducir estímulos nuevos y novedades que den más alicientes a los juegos.
  • No todos los juegos gustan a todo el mundo. Atender a todos los perfiles de los jugadores.

¿Qué tipo de dinámicas de juego existen?

  • Recompensa. Medallas.ScreenShot001
  • Reconocimiento. Rankings.
  • Happy hour. Una hora concreta a la que una organización o establecimiento ofrece algo para promocionarse.
  • Escasez. Se juega con la poca cantidad de un producto para que se compre (ej. Publicidad de Iphone).
  • Progresión. Juegos que aumentan su nivel y la dificultad a medida que se consiguen logros.

¿Para qué sirve la gamificación en las bibliotecas?

  • Para atraer más usuarios.
  • Para visibilizar la biblioteca a los usuarios y a la comunidad.
  • Para dar más uso a los servicios, de la colección o de las actividades de la biblioteca.
  • Aprender de forma divertida.

¿Desde dónde parte una biblioteca?

  • Un círculo mágico muy bien definido.
  • Función explícita y reglas de juego (todo el mundo sabe cómo funciona en general una biblioteca y sus normas).
  • Actividades claves claras.
  • Amplio imaginario compartido.

Diseño de la gamificación. Lo importante de la gamificación es crear comunidad.

Las bibliotecas tienen un gran potencial y las redes sociales, que de alguna forma ya están gamificadas, pueden ser un buen lugar para mostrar a la biblioteca como algo más.

  • Estrategia. Cuál es el problema, qué quiero qué haga la gente, cómo lo voy a medir.
  • Identificar y valorar las actividades clave. Es el momento en el que se puede comenzar a diseñar.
  • Marcos teóricos. No son útiles si se diseña un juego que no es sostenible y que no da resultados claros. El 80 % de los diseños no funcionan porque son mero postureo.

¿Se ha tratado con cariño el proyecto?¿Cómo sabemos qué funciona?

  • Personas que se han dedicado al proyecto.
  • Tiempo efectivo dedicado.

Una de las críticas que se realizó fue la predilección que existe terminología de las empresas para medir los resultados en la biblioteca. Y estoy totalmente de acuerdo. La labor de las bibliotecas es básica en la sociedad. Su doble función social y cultural la hace un elemento indispensable para la comunidad a la que sirve puesto que, como comentaron dos compañeras durante las jornadas, fomenta la cohesión social, y no debe medirse, por tanto, únicamente a través de términos económicos.

¿Se miran las bibliotecas demasiado el ombligo? ¿Se centran demasiado en el cómo lo hacen y no tanto en el por qué? Eran algunas de las preguntas que surgían alrededor de este tema también. Por supuesto, creo que las bibliotecas deben ser permeables y estar abiertas a incorporar conceptos, herramientas o utilidades de otros ámbitos que nos sean útiles pero siempre que sea pertinente. Sin lugar a dudas, es enriquecedor que miren hacia fuera y busquen tendencias, nuevos intereses y valor.

Enlaces de interés:

La gamificación en las bibliotecas para atraer más usuarios y aumentar la visibilidad. http://www.comunidadbaratz.com/blog/la-gamificacion-en-las-bibliotecas-para-atraer-mas-usuarios-y-aumentar-la-visibilidad/

Los libros electrónicos interactivos y la gamificación. http://www.socialbiblio.com/materiales-de-libros-electronicos-interactivos-y-la-gamificacion/

La gamificación no es (sólo) un juego de niños. http://cilij.fundaciongsr.com/story.php?id=685

El 3 de noviembre tuvo lugar el VI Encuentro Bibliotecas y municipio organizado por la Secretaría de Estado de Cultura del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El Encuentro estuvo centrado en la importancia del trabajo en red de las bibliotecas de una ciudad como así lo resaltó Jordi Permanyer en la conferencia inaugural. Habló,entre otras cosas, de la necesidad de invertir más en bibliotecas (no sólo en infraestructuras) y unificar la estructura y el funcionamiento de las bibliotecas y de la necesidad de que las administraciones públicas también participen y entiendan las bibliotecas como un servicio público.

cooperacionParticiparon también representantes de diferentes bibliotecas que mostraron su forma de trabajo en red. De España, pudimos conocer la experiencia de las bibliotecas del ayuntamiento de San Sebastián, bibliotecas del ayuntamiento de Burgos y bibliotecas del ayuntamiento de Madrid. De Finlandia, las bibliotecas de Helsinki.

Todas estos ejemplos de buenas practicas se basan en el trabajo en red con el resto de bibliotecas públicas de su ciudad y con otros centros u agentes. Por ejemplo, la red de bibliotecas de Burgos colaboran con las bibliotecas de centros cívicos y el centro de documentación de la mujer y también disponen de puntos de atención en pediatría en la calle. Por su parte, con el nuevo gobierno llegado recientemente al ayuntamiento de Madrid, se va a crear una biblioteca en el barrio de San Fermín después de 20 años de reinvidicaciones por parte del vecindario para su construcción. La creación de la nueva biblioteca se sostendrá en la idea, como comentaba Belén Llera, Directora General de Bibliotecas, Archivos y Museos del Ayuntamiento de Madrid, en hacer red con colectivos, ya que la gestión será más participativa y se focalizará en las personas. Los vecinos y vecinas opinan también sobre qué biblioteca quieren y cómo la quieren.

Sin embargo, en España aún queda mucho por hacer, ya que la inversión por habitante en bibliotecas dista mucho de lo que se invierte en Helsinki. Unos 58 euros por habitante, muy alejados de los apenas 15 en Cataluña o los 16 en San Sebastián. Quizás influya mucho que en Finlandia, como comentaba Jukka Relander, el presidente de la Asociación Finesa de bibliotecas, hay muchos lectores ávidos.

trabajo_redTambién porque entienden las bibliotecas como un lugar  enriquecedor de ideas y pensamiento, un lugar donde juntos se crea una nueva sociedad. La misión de las bibliotecas es ayudar a promover la igualdad de oportunidades a la ciudadanía, alcanzar el crecimiento personal, los intereses culturales, el desarrollo del conocimiento continuo, la mejora de las habilidades personales y ciudadanas y el aprendizaje a lo largo de la vida. Unas ideas que considero que están mucho menos arraigadas en las bibliotecas españolas.

En definitiva, la redifinición de las bibliotecas en las ciudades necesita de los siguientes elementos o pasos:

  • Planificación
  • Estrategia
  • Trabajo en red de las bibliotecas. Las bibliotecas entendidas como una comunidad no proyecto personal.
  • Participación ciudadana y colaboración.

 

El 24 de octubre se celebre el Día de la biblioteca con las consiguientes reinvindicaciones sobre el papel que juega en nuestra sociedad. Por supuesto, necesarias pero ¿nos hemos parado a pensar qué otorga a la biblioteca un papel social tan importante? ¿Por qué debería ser un elemento subversivo y no un mero actor que siga las aguas?

A las bibliotecarias/os nos gusta mucho enfatizar este rol social de la biblioteca, sin embargo, no mencionamos (parece que se tratara de un tema tabú) nunca la política ni las políticas culturales-bibliotecarias que se llevan a cabo, como si fuera algo ajeno a nuestro quehacer y a nuestras posibilidades de mejorar los servicios y recursos que se ofrecen en las bibliotecas.

La realidad es que precisamente la política general de recortes que se están llevando a cabo desde el año 2008, ha alzado a las bibliotecas públicas (que a su vez han sufrido recortes presupuestarios, de recursos humanos y materiales) como un bastión para aquellas personas con menos o ningún recurso. Las bibliotecas no sólo se han ido adaptando a los cambios tecnológicos y sociales, como se menciona casi en exclusividad en la mayoría de artículos, sino que ha tenido que reinventarse para ofrecer unos servicios que ya no están al alcance de muchos. Es decir, las bibliotecas tradicionalmente se caracterizaban por ofrecer el préstamo de libros y el club de lectura como servicios principales. Ahora, los servicios son más amplios y variados. Os podéis hacer una idea en 12 cosas que puedes hacer en las bibliotecas y que quizás no sabías.

Por ejemplo, cada vez se utiliza más la biblioteca para la búsqueda de empleo o en Internet, o existen bibliotecas como la Biblioteca Pública de Guadalajara que ofrece un servicio de voluntarios que apoyan a los niños y niñas a realizar sus deberes.

tijerasNo hablamos de ello, y eso que como bibliotecarias sufrimos también las consecuencias (infravoloración de nuestro trabajo, reducción de personal, salario pésimos). No podemos obviar que políticas neoliberales están creando pobreza y desigualdad. Y que las bibliotecas están ofreciendo, de algún modo, de forma gratuita recursos que deberían estar al alcance de todos. Este es el trasfondo. Lo sabemos, desde luego, no descubro nada nuevo. Para mí, el problema radica en que lo escondemos tras una mera adaptación a los nuevos tiempos (que también) y olvidamos la raíz del asunto:

  • Afán por acabar con los servicios públicos.
  • La reducción de personal en bibliotecas.
  • La nula valoración que existe en este país de la cultura y los libros.

La importancia social de la biblioteca se encuentra en que se trata de un servicio público a la comunidad, una lugar de lucha que favorece cuestiones tan importantes como:

  • La igualdad (de género, clase social raza, religión).
  • La inclusión social de personas con menos recursos.
  • La cultura y la lectura como parte importante del crecimiento y formación de las personas.

Y más en profundidad, a algunos políticos o gestores les daría ideas leer Las bibliotecas públicas son más que necesarias para la sociedad [razón aquí]  o esta recopilación de artículos titulado El rol social de la biblioteca pública publicado en la página de la Fundación Biblioteca Social en caso de que les salga decir esa frase tan trillada y tan falsa de las bibliotecas no sirven para nada.

Foto por Niklas Morberg

Foto por Niklas Morberg

¿Con esto qué pretendo? Desde mi modesta posición, dar un toque de atención porque visto los tiempos que corren no llegaremos muy lejos siendo políticamente correctos.

  • Reinvindicación de mejores políticas culturales.
  • Una gestión pública de calidad.
  • Reinvidicación de la importancia de documentalistas y bibliotecarias con formación para dirigir bibliotecas.
  • Valoración de la cultura.