Posts etiquetados ‘bibliotecas’

El proyecto que puso en marcha la Asociación Bibliobús Anantapur hace algo así como un año y medio consta de varias líneas de trabajo que han ido tomando formando y adaptándose a la realidad encontrada.

En muchas ocasiones, por no decir siempre, surge una idea inicial de trabajo que va moldeándose como el barro en el torno, sin llegar quizás a tomar una forma definitiva. El éxito de un proyecto depende de su capacidad de flexibilidad y de adaptación al entorno y a las personas a las que se dirige.

Así ha ocurrido con este proyecto, que está compuesto de las siguientes patas:

1. Bibliobús. Se ha comprado una furgoneta que se está acondicionando por dentro para que sea el bibliobús que recorra las 16 aldeas del proyecto. Seguramente también dé servicios a colegios que al enterarse de su próximo funcionamiento han solicitado poder hacer uso de él. Este acondicionamiento se está realizando por personas con diversidad funcional, que están dentro de otro proyecto de la Fundación Vicente Ferrer. Así que dos proyectos diferentes están generando sinergias y beneficiándose mutuamente.

2. Bibliotecas en las aldeas. Comenzaron participando 8 aldeas a las que se unieron posteriormente otras 8 que ya tienen también su biblioteca. Es una biblioteca modesta conformada por un armario con 300 títulos. No está mal si partimos de que estos pueblos están en la zona con mayor índice de analfabetismo de la India.

Desde el comienzo del proyecto tanto las coordinadoras como voluntarias han estado dando formación básica bibliotecaria a las personas seleccionadas en cada pueblo para desempeñar el puesto de trabajo y que de esta manera adquieran autonomía. Se ha enseñado el registro de libros y el sistema de clasificación, el tejuelado y la ordenación y el sistema de préstamo. También han recibido formación en técnicas de animación a la lectura y lo harán en nuevas tecnologías y en habilidades básicas de alfabetización.

3. Historias de nuestro pueblo. Le dedicamos un post específico a esta actividad colectiva y colaborativa que tiene como fin un proyecto editorial de un libro en telugu, inglés y castellano.

Un trabajo muy llevado a cabo y exitoso porque creo que es difícil la implantación de un proyecto que esté funcionando en tan poco tiempo y que además la comunidad lo sienta como suyo y se vuelque con él.

En este sentido, retomo las reflexiones rápidas que hacía en la entrada anterior sobre la importancia de la cultura y de la educación para el desarrollo de los pueblos.

Me decía el coordinador del bibliobús que su pueblo es muy pobre y que él lo que quiere para su aldea es dinero y no una biblioteca. Una afirmación que nos tiene que hacer y pensar en muchos sentidos y no sólo desde un punto de vista. Desde luego, que quién voy a ser yo a poner en duda que hay casas mal construidas, que hay hambre, que no hay trabajo, que a veces hay inundaciones y ya los pueblos pobres se vuelven aún más pobres, que no hay agua potable. Sin duda, cuestiones básicas para vivir una vida digna.

Sin embargo, la cultura considerada algo más secundario, es lo que permite abrir otros caminos, no deshumanizarnos, crear y construir mejor mundo si los políticos, el capitalismo, el consumismo, la colonización y el extractivismo no acaban con él al generar más injusticia social y desigualdad.

En algunos pueblos me ha gustado escuchar como algún joven decía que había tenido que dejar de estudiar a causa de una inundación en 2009 pero que tenía ganas de continuar sus estudios, seguramente sabedor de que le podría esperar un futuro mejor. También una bibliotecaria comentaba que ella había terminado los estudios después de haberse casado algo también muy relevante teniendo en cuenta el rol que les toca a las mujeres y el machismo existente que está muy naturalizado, más concretamente el tema de las castas.

Es posible que estas bibliotecas sean un trampolín para que otro tipo de recursos o proyectos lleguen a sus pueblos y tampoco pasa nada. Seguramente podrán convivir y desarrollarse juntos y ver la necesidad  tanto de unas como de otros.

Larga vida a las bibliotecas (Patti Smith)

Se me acaba el tiempo de estancia en India, me quedan tan sólo 10 días, que me temo que van a pasar volando y yo viendo que me estoy dejando en el tintero cosas que me gustaría compartir. Una que no querría pasar por alto, aunque la comparta a rasgos generales, es la de las bibliotecas.

No es que pueda decir que haya visitado muchas, para ser sinceras. La de Anantapur, los días que estuvimos allí.

Silvia y Pilar, de la Asociación Bibliobús Anantapur y dos de las coordinadoras, me contaron su trabajo de campo en diversas bibliotecas para conocer su idiosincrasia, configuración, concepto de la misma, etc. que les sirviera de apoyo a la puesta en marcha del proyecto en la región de Anantapur.

Mi propia visita, junto a Pilar, a la biblioteca de Anantapur es un ejemplo muy claro. Se trata de una biblioteca nueva, grande, financiada por la FVF. El edificio por fuera llama la atención con forma de libro abierto.

Nada más entrar, nos encontramos con una sala dedicada a la lectura de periódicos y llena de… sólo hombres que abandonan su lectura para fijar sin miramientos su vista en nosotras. ¿Qué hacen dos chicas y occidentales en la biblioteca? Ver la biblioteca. No parecen salir de su asombro y ha medida que avanzamos la bibliotecaria sentada en una mesa a la entrada se levanta y nos sigue.

Subimos arriba, para ver los libros y aquí la sorpresa es mayor si cabe, al menos para mí. Pilar ya sabía de esta situación.

Todas las estanterías, hasta arriba, hasta el techo, donde es imposible llegar, están llena de libros manoseados, usados hasta la saciedad. Casi parecía un lugar donde han ido a parar los libros que ya nadie quiere.

La segunda sorpresa es que los libros no tienen ningún tipo de tejuelo y en las estanterías no parece haber ninguna indicación de qué tipo de libros están colocados. ¿Cómo se colocan? ¿Cómo se encuentran? ¿Cómo se registran? ¿Se registran?

La tercera sorpresa es que si coges libros al azar son todos libros para exámenes, lo que allí se conoce como ‘competition books‘. Es decir, entienden (también lo comprobamos después por la insistencia o petición de comprar sobre todo este tipo de libros para la biblioteca) y usan la biblioteca para acceder a libros para estudiar exámenes para el acceso a un puesto gubernamental.

En ese mismo espacio había una sala de estudio, también llena de hombres, sólo una mujer, que también hicieron un descanso supongo para preguntarse qué demonios pintábamos allí. Al mismo tiempo, se había unido a la bibliotecaria de abajo otro hombre que nos acompañaba silenciosamente en nuestro menester. Todos estudiando para exámenes.

La última sala, era una sala con ordenadores, creo recordar que cerca de 20. Todos vacíos, todos apagados. Algunos teclados y sillas aún tenían el plástico protector (esto es bastante corriente a mi entender, para que no se estropee, ya que también he visto en una casa un reloj de pared colgado con el plástico y el colchón en que duermo mantenía todos los plásticos y cartones y envoltorios del momento de compra). Muy diferente de la situación que podríamos encontrar em cualquier biblioteca pública de España.

Y me vino a la cabeza el bibliotecario indio Ranganathan que estudiamos en la carrera. Ahí lo dejo.

A mí me da mucha pena y también rabia reducir el funcionamiento de una biblioteca a esto pero supongo que no podemos ser simplistas y hacer un análisis desde nuestra mirada occidental y de privilegio. En una zona pobre y con dificultades, con otra cultura y forma de entender y estar en la vida, posiblemente la prioridad sea conseguir un trabajo seguro en el gobierno y lo mejor pagado posible.

En cualquier caso, el proyecto bibliobús pretende que las bibliotecas en las aldeas y la biblioteca móvil sean algo más, unas herramientas que ayuden a entender las bibliotecas como organismos que ayudan a mejorar la vida personal y de una comunidad a través de la cultura y de la educación, muy necesarias para tener opinión crítica, ampliar miras y horizontes y tomar decisiones informadas, entre otras cuestiones.

La cultura no puede relegarse al último lugar, como algo prescindible. La cultura es necesaria para avanzar y tener mejores sociedades, mejor convivencia y más capacidad de relacionarnos con personas diferentes.

El artículo anterior iba dedicado a los comentarios y actitudes machistas y sexistas que suelen darse en el entorno laboral de las bibliotecas, y que he vivido en primera persona.

Ahora, me gustaría aprovechar y contar el otro lado, aquellas bibliotecas, concienciadas de la discriminación y que tienen en marcha proyectos para visibilizar el papel de las mujeres pero también para fomentar una lectura más igualitaria donde estén representadas diferentes formas de ver el mundo.

2016-10-03-11_24_04-ftfinfo-wil-archiveAmerican Library Association (ALA). Tiene desde 1970, nada menos, que una sección dedicada al feminismo y a las mujeres en las bibliotecas. Es la Feminist Task Force. Trabaja temas como igual salario para mujeres y hombres, las mujeres en la historia de las bibliotecas o estudios de género a través de distintos comités. Además de este trabajo, ofrece recursos interesantes como una newsletter, una wiki o el proyecto de Amelia Bloomer, que todos los años publica una lista con lecturas feministas de 0-18 años.

Dirección de bibliotecas, archivos y museos de Chile. En 2012 comenzó un proyecto novedoso que ofrece una guía para facilitar a aquellas entidades culturales como biblioteacs, archivos y museos la integración de una perspectiva feminista en su ámbito. Este tipo de instituciones son de gran valor cultural y social y, por tanto, es necesario q2016-10-03-11_23_26-adobe-acrobat-standard-guia_incorporacion_enfoque_genero_bibliotecas-pdfue recojan la diversidad de entender el mundo y de contar historias que existen. Explica qué es el género y cómo incorporarlo en las bibliotecas mediante diversos criterios. Para ayudar, también recoge un catálogo de buenas prácticas. En el siguiente enlace podéis descargar la guía con muy buenas ideas para incorporar títulos a la colección, analizar nuestros usuarios y usuarios, etc. Guía para la incorporación del enfoque de género en bibliotecas.

A mí me cuesta imaginar que en España se emprendan y se valoren positivamente proyectos de este tipo.

¿Conocéis alguno que deséis compartir?

Machismo en las bibliotecas

Publicado: 19 de septiembre de 2016 en Bibliotecas, Generales
Etiquetas:, , ,

En mi experiencia en diferentes bibliotecas, de todo tipo, he podido acumular a lo largo del tiempo, una serie de frases, comentarios, actitudes machistas que, lo cierto es que suelen proliferar en todos los ámbitos. No nos egañemos.

Hay áreas y parcelas de nuestra vida que creemos que no pueden sufrir esas lacra y posiblemente las bibliotecas sean una de ellas. Gran error. En las bibliotecas hay machismo.

images

  • Si eres joven. Muy habitual que te digan que eres una niña, aunque andes más cerca de la jubilación que de comenzar el bachillerato.
  • Si eres mujer. Porque sea por lo que sea, un hombre, siempre sabrá más que tú.
  • Si eres mujer joven. Sin comentarios.
  • Cuando estás con dos hombres en una reunión y haces una pregunta a uno de ellos y en vez de mirarte y responderte a ti, lo hace al otro hombre.
  • Cuando los únicos comentarios que se les ocurre hacer es sobre tu forma de vestir (muy habitual).
  • Si estás más preparada pero siempre habrá alguna excusa para poner a un hombre al mando. De hecho, aunque Documentación es una carrera en la que hay mayoría de mujeres, suelen ponerse a dirigir a hombres o suelen tener mayor relevancia en las redes sociales, por ejemplo.
  • Cuando tú enseñas, explicas, realizas informes pero de cara a la galería tu jefe, hombre, te “roba” las palabras y las ideas y se lleva todo el mérito.

Aunque también hay iniciativas y proyectos muy interesantes para fomentar la equidad. Lo veremos en el próximo artículo.

Puede ser necesario llevar un cambio en nuestra biblioteca y pueden deberse, entre otros, a varios motivos:

  • Cambios en la dirección. Una nueva jefa puede optar por incluir su propio estilo de trabajo.
  • Introducción de tecnología.
  • La propia bibliotecaria desea mejorar y optimizar la forma y la calidad del trabajo.

Los cambios suelen asustarnos si los percibimos como algo que nos afecta directamente de forma negativa. Normalmente, nos sentimos más cómodas y seguras en una situación que ya conocemos aunque seamos conscientes de que posiblemente se pueda mejorar.

Como bibchange-1245949_960_720liotecarias, si queremos llevar a cabo algún tipo de cambio, tenemos que tener en cuenta que lo más importante son las personas. Siempre han de ser el centro y tenemos que tener en cuenta sus actitudes y sus emociones frente al cambio.

Aunque entran en juego otros factores, uno de los elementos críticos y claves para realizar un cambio es la comunicación. Para que la comunicacón sea efectiva y surta los efectos esperados debe ser:

  • Honesta
  • Creible
  • Ágil e interactiva

¿Cómo lograrlo?

Conseguir compromiso. Es esencial y siempre será más efectivo que imponer los cambios o dar órdenes. El objetivo es generar interés y debate a través de una comunicación sincera y directa que explique el cómo y el por qué del cambio.

Empatizar. Significa ser capaces de escuchar de forma abierta las opiniones, propuestas y sugerencias respecto al cambio.

Educar. No es suficiente (ni tendrá éxito) que la persona responsable del cambio imponga sin más su estilo de liderazgo o de gestión. Es imprescindible programar el cambio, dar explicaciones amplias y claras en diferentes lugares, de diferentes maneras, a diferentes personas para que vayan interiorizando el mensaje.

clasped-hands-541849_960_720Captar. Con ello lograremos, mediante una buena comunicación, que las personas más propensas al cambio se impliquen y apoyen el proyecto desde el principio.

En definitiva, la comunicación auténtica, sincera y efectiva es aquella que tiene en cuenta a las personas como parte fundamental del cambio y que incluye los cuatro elmentos que hemos mencionado.