Posts etiquetados ‘bibliotecas médicas’

Se acerca una de las fechas claves para muchas bibliotecas. Durante los próximos meses llega la tarea, en muchos casos farragosas, de evaluación de la colección, revisión de presupuestos y renovación de revistas y recursos.

Bien sabemos, que en contra de lo que nos gustaría, es más habitual que el presupuesto destinado a la biblioteca se tienda a reducir más que a mantener o aumentar. Por este motivo, este es uno de los momentos en que transmitir mensajes efectivos es vital para la biblioteca.comunicacion

Ser capaz de transmitir mensajes efectivos significa ser capaz de persuadir de que la biblioteca es esencial para la organización (hospital, universidad, etc.)

Características de los mensajes efectivos

Estos mensajes intentan responder a la pregunta: ¿Por qué hacemos lo que hacemos? Centrarse en ello, más que en lo que hacemos le da un valor mayor a lo que estamos transmitiendo. La biblioteca pasa de ser un mero servicio a convertirse en un elemento estratégico de la organización en la que se encuentra. Los mensajes de este tipo se caracterizan por:

  • Breves.
  • Sencillos.
  • Transmiten, normalmente, una sóla idea.

Cómo se elabora un mensaje efectivo

  1. Conocer quiénes son las personas o departamenteos con relación directa con la biblioteca (Dirección, Gerencia, Recursos Humanos, Financiero, Usuarios, etc.)mensajes
  2. Los mensajes se elaboran en función de esa persona o departamento al que va dirigido, basado en su punto de vista, para que el alcance sea mayor. Comunicar siempre lo que ellos valoran.
  3. Se utiliza un lenguaje conocido por el receptor. Evitar en la medida de lo posible el lenguaje técnico bibliotecario.
  4. Mostrar en el mensaje que la biblioteca (y la bibliotecaria) no son invisibles. Los recursos no aparecen por arte de magia. Se crean, organizan y difunden a través del trabajo de la bibliotecaria.
  5. Centrarse en el valor de la propia biblioteca y de la bibliotecaria.

En definitiva, debemos tener muy claro cuál es el valor de la biblioteca y del papel de la bibliotecaira y estar preparadas para contarlo, mostrar porque la biblioteca es clave y qué aporta diferente o mejor a otros.

Anuncios

Son numerosas las fuentes, herramientas o aplicaciones que a veces toda persona que entre sus tareas tenga la de investigación (profesionales sanitarios o investigadores académicos, por ejemplo) tiene que revisar para estar al día en su campo de investigación. Véase:

  • correo electrónico
  • alertas de RSS
  • alertas de una o varias revistas punteras en la especialidad
  • alertas de la base de datos PubMed

cientifico¡Una locura! ¿no? Imáginate que pase un día sin chequearlo. Toda la información que espera a ser leída o desechada se acumula y puede llegar incluso a generar ansiedad.

Existen algunas iniciativas que han intentado facilitar el trabajo para saber qué novedades hay en un campo o qué ha publicado alguien a quién habitualmente lees, es decir, hace recomendaciones y se basa en el “si te gusta esto, también te gustara…”

  • Flypappers- Es un robot de Twitter (twitterbot) creado por un investigador, Bergman, de la Universidad de Manchester, Uk.  El investigador estaba interesado en la Drosophila así que creo un robot de Twitter que de forma automática añadía  a su timeline los trabajos encontrados en PubMed y los preprints de arXiv. Su idea tuvo éxito y otros 55 robots en otras disciplinas se han creado. Instrucciones sobre crear un robot personalizado se pueden encontrar en: https://github.com/roblanf/phypapers
  • PubChase. Pretende ser algo parecido a Netflix o Amazon. Fue creada por Matthew Davis de la Universidad de Texas en Austin. Y hace herramientas para webs y móviles especialmente pensada para científicos. Permite crear tu biblioteca en la nube y recibir recomendaciones personalizadas procedente de PubMed basadas en las revistas y autores/as que la persona en cuestión lee.

Otras herramientas (más y menos conocidas) y de gran utilidad son:

  • Scizzle. Envía feeds personalizados de PubMed.
  • Google scholar. Envía recomendaciones basadas en la historia de publicación del usuario.
  • ReadCube. Ofrece recomendaciones personalizadas, gestión de artículos y herramienta de citación.
  • Mendeley. Contiene un gestor de referencias y una red social para investigadores.
  • Sparrho. Otro recomendador personalizado. Después de dar las palabras claves de  interés, envía feeds basados en ellas.

¿Es suficiente con probar y quedarnos con una, la que mejor se ajuste a nuestras necesidades o la continua necesidad de información hará que una no sea suficiente?

Realmente, opciones para elegir existen. Es importante valorarlas y tomar una decisión porque no queremos que nuestros usuarios se abrumen con la información (ni nosotras) pero tampoco que lo hagan con las herramientas que se supone que harán el trabajo más fácil.

¿Te atreves  a probarlas y a recomendarlas a tus usuarios de biblioteca?