Posts etiquetados ‘bibliotecas_médicas’

El pasado 7 de junio se celebró la I Jornada de Trabajo de Bibliotecas de Ciencias de la Salud de la Comunidad de Madrid.

Fue una jornada no sólo de trabajo sino también de reflexión, personalmente me sirvió  para contestar algunas de las preguntas que lancé ya en la primera parte de este artículo.

Tristemente, las biblioteca médicas no están empoderadas, o no tanto, lo que nos gustaría a las profesionales de bibliotecas. Pero seamos, sinceras, ni las bibliotecas médicas ni casi cualquier biblioteca. Es una profesión denostada y poco apreciada y lo sabemos bien todas aquellas que hemos realizado la carrera (antiguas Diplomatura y Licenciatura y actual Grado).

Para empezar porque desde siempre se ha creído que el trabajo en una biblioteca lo puede realizar cualquiera. Es habitual escuchar comentarios de ese tipo ya que la gente está habituada a ver sólo una parte (y esto es importante, sólo una parte) del trabajo que se realiza en bibliotecas públicas. Pasar un escáner con un ruidito molesto sobre un código de barras. ¿Quién no va a poder hacer eso? Pues insisto, eso es sólo la punta del iceberg.

¿Qué quiero decir con esto? Que es necesario una persona con formación previa. Por supuesto, que se puede aprender, pero llevamos camino hecho si es alguien que ya tiene formación. Hace 25 años no existía esta carrera pero actualmente sí, y hay muchísimas profesionales muy valiosas.

En el ámbito de las bibliotecas médicas, otro poco de lo mismo. Por un lado, sorprende que exista bibliotecas médicas porque, oye, ya está Google. Bueno, pues yo como potencial paciente de un hospital no me gustaría que me atendiera profesional sanitario cuya información y conocimientos se está realizando en este famoso buscador como quien busca una película para ver el fin de semana. Y por otro, lado, falla el marketing y el adaptar el mensaje al público que nos dirigimos. 

Mientras se siga creyendo que cualquiera puede hacer este trabajo, que ya irá aprendiendo, nunca conseguiremos darle el valor necesario ni a la profesión ni a las bibliotecas médicas. Nosotras mismas lo estaremos desprestigiando. Porque yo me pongo una bata blanca y cojo un bisturí y con un buen pulso paso por cirujana y ya iré aprendiendo a cortar bien, pero ¡amigas mías! en el camino habré ido perdiendo muchos pacientes y la confianza y el respeto por la profesión médica irá decayendo.

aliados4El reconocimiento y prestigio de una biblioteca médica y de nuestra función pasa, a mi modo de ver, por dos factores importantes, evidentemente junto a otras muchas acciones.

  • Bibliotecas con profesionales formados previamente. La formación posterior debe ser una formación de actualización y reciclaje, nunca de “empezar desde cero”. Se trata de un tema complicado. ¿Posibles soluciones?
    • Reivindicar la formación específica en las bases, convocatorias a nivel general y en los propios hospitales.
    • Que las asociaciones profesionales de bibliotecas y documentación se centren más en mover y promover estas acciones que en ofertar cursos carísimos que no tienen un equilibrio entre el precio y la calidad o los contenidos aportados. En muchas ocasiones no parecen defender los intereses de los profesionales.
  • Marketing, que seguramente se hace, pero que tendrá éxito cuando cambie la mentalidad sobre las bibliotecas y cómo se perciben y cuando aprendamos a transmitir el mensaje. Algo a lo que ayudaría que desapareciese la idea molesta del “cualquiera puede hacerlo” y de nuevo, sí, soy muy insistente, pasa por exigir formación específica para acceder al puesto.

 

 

Hace unas semanas acudí a las VIII Jornadas internacionales de experiencias bibliotecarias organizadas, entre otras instituciones, por la SEDIC y el Goethe Institute. El tema de este año: ¡Alza la voz! Bibliotecas empoderadas: tendencias internacionales en lobby, advocacy y presencia en la agenda política.

Aunque son unas jornadas que están marcadamente pensadas para bibliotecas públicas, la mayoría de veces, en estos eventosse pueden obtener ideas quepueden extrapolarse o adaptarse a otro tipo de bibliotecas o, al menos, hacernos reflexionar sobre nuestro propio entorno de trabajo. Considero que es bueno, mantener la mente abierta y estar alerta de todo lo que sucede a nuestro alrededor aunque no sea específicamente el de nuestro día a día. De hecho, yo he estado reflexionando en relación a mi ámbito de trabajo que conlleva a plantearse preguntas numerosas preguntas y buscar posibles respuestas, tanto personales como colectivas.

Las ponencias de estas jornadas giraron principalmente en torno a presentar experiencias de bibliotecas empoderadas, como la biblioteca estatal de Colonia,sobre cómo conseguir cambiar la imagen y la percepción que la sociedad tiene de las bibliotecas e innovar en bibliotecas.

Pero, ¿qué es empoderar? Empoderar es potenciar a las personas y las organizaciones, darles recursos, capacidad de decisión, de autonomía, de establecer relaciones.

Screen Shot 05-20-17 at 10.24 PM

¿Nos hemos preguntado alguna vez si las bibliotecas están empoderadas?

En  el caso de España, bien sabemos que el conocimiento sobre las bibliotecas(para qué sirven, qué hacen, qué conocimientos son necesarios para trabajar en ellos) es nulo y que, en general, la valoración o la estima no son tan buenas como debería ser (si la comparamos, por ejemplo, con países nórdicos). Diversos, variopintos y sorprendentes son muchos de los comentarios que podemos escuchar de personas con las que hablamos sobre nuestro trabajo o del mundo de las bibliotecas. Pero…

¿Qué sucede en el ámbito de las bibliotecas médicas?

 

Para reflexionar:

bubble-19329_640¿Qué se necesita para estar empoderada?

¿Están las bibliotecas médicas empoderadas (de verdad)?

Si no es así, ¿cómo se puede conseguir?

¿Qué desempodera o dificulta el empoderamiento?

¿Qué retos actuales y futuros nos tenemos que plantear?

 

 

 

El pasado 29, 30 y 31 de marzo se celebró en Sevilla el 20 Congreso Nacional de Hospitales y de gestión sanitaria que tenía por lema ¿Cómo continuamos progresando?

Se trata de un foro donde tradicionalmente no han estado las bibliotecas a pesar de formar parte del funcionamiento de los hospitales y de la importancia que tiene para la mejora y calidad de los hospitales. Hasta el año 2015, donde compañeras del Hospital de Cruces, de la Facultad de Óptica de la Universidad Complutense de Madrid y del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón ya abrieron el camino en este Congreso con la comunicación: Programa marco de formación de competencias informacionales en las bibliotecas de ciencias de la salud en hospitales.

La importancia de la presencia de las biblioteca médicas radica en que se trata de un servicio clave dentro del hospital. Es el punto neurálgico desde el que se transfiere conocimiento, desde el que se actualizan los conocimientos de los profesionales sanitarios y se mejora la práctica clínica.

biblioteca

Por ello en este Congreso, tres bibliotecas médicas: OSI EEC-Hospital Universitario de Cruces En Bizkaia, Hospital Universitario Fundación de Alcorcón y Hospital Universitario Ramón y Cajal continuamos con el trabajo comenzado hace dos años y presentamos la comunicación oral: Bibliotecas médicas: servicio central clave para el prestigio y reconocimiento de un hospital con el fin de lanzar un mensaje alto y claro a los gestores y gerentes de hospitales: Nos necesitáis, os necesitamos porque la existencia de una biblioteca médica, su utilización fomenta el prestigio profesional y del hospital.

A continuación, os mostramos algunas de las ideas fundamentales que expusimos en el Congreso.

¿Por qué las biblioteca médicas son aliadas estratégicas?

aliadosOfrecemos servicios transversales de recursos de información científica de calidad para la toma de decisiones en la práctica clínica, la investigación y la docencia y colaborar, por tanto, de forma activa en la consecución de los objetivos del hospital:

  • Seguridad del paciente.
  • Calidad de los cuidados.
  • Humanización de la atención.
  • I+D+I.
  • Gasto farmacéutico.
  • Difusión del conocimiento.

 

¿Por qué la gerencia de los hospitales necesita a las bibliotecas?

  • Competir con otros hospitales.
  • Obtener mayor rentabilidad.
  • Conseguir un capital humano de personas expertas.
  • Tener visibilidad a través de premios (Best in Class, Hospitales Top 20, etc.)

 

¿Por qué la biblioteca médica es vital en un hospital?

  • Provee información al staff directivo.
  • Ayuda a mejorar el ranking del hospital y a que, derivado de su prestigio, más pacientes deseen ser atendidos en el hospital.
  • Favorece la formación y actualización de conocimientos del profesional durante toda su carrera.
  • Ahorra tiempo a los profesionales al apoyarle en la búsqueda, localización y filtro de información en su trabajo diario.
  • Aumenta la visibilidad del hospital  mediante su participación en Congresos, comités, publicaciones, etc.
  • Colabora y comparte recursos con otras bibliotecas, lo que supone un ahorro de costes.

aliados1

Si eres gerente y amas las bibliotecas, promueve su visibilidad.

  • Facilita las herramientas necesarias para gestionar la visibilidad de la biblioteca.
  • Mide el impacto de sus servicios enfocados a ser coste-efectivos y de mejora de la salud del paciente.
  • Adopta estándares internacionales para establecer indicadores que permitan cumplir los objetivos estratégicos.
  • Promociona las biblioteca en el medio académico y sanitario.
  • Favorece la presencia on line de la biblioteca.
  • Prioriza en el Plan Estratégico el acceso a la información a través de apps y otras tecnologías.
  • Invítala a pertenecer a la Comisión de Dirección.
  • Confía e invierte en conocimiento.

¿Quieres estar al día de las últimas novedades o artículos publicados en tu especialidad?

2016-11-17-14_32_46-novedades-imagenes-gratis-en-pixabay

  1. Hazte las preguntas correctas. Si necesitas responder a una pregunta sobre tu práctica clínica, es imprescindible que tengas muy claro qué estás buscando y saber qué recurso es el más apropiado para buscar. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  2. Buscar un reto. A pesar de la alta carga asistencial, si encuentras una herramienta o un recurso que te parecen interesantes y de utilidad para estar informado (lectores de noticias, escritores virtuales (Netvibes, Symbaloo por ejemplo), no lo dejes, intenta aprender a utilizarlo para después ahorrar tiempo. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  3. Las redes sociales también son útiles para leer información. Herramientas como Researchgate, Academia.edu o Mendeley pueden facilitarte el estar en contacto con otros profesionales e investigadores, tener acceso a artículos y dar visibilidad a tu perfil y publicaciones. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  4. 2016-11-17-14_37_58-bibliotecaria-buscar-con-googleDeja que otros rastreen recursos por ti (sí, lo has adivinado: la bibliotecaria). Pueden realizar búsquedas bibliográficas o recopilar artículos, revistas, sumarios sobre tu tema de interés ya sea para la práctica clínica, para un curso que vayas a impartir o para un artículo que vayas a escribir.
  5. Estar actualizado debería ser un “mantra” diario ya que se trata de un compromiso con los pacientes. Como la medicina es una disciplina en constante evolución, manten tu prestigio y la calidad de la atención a los pacientes, estando actualizado. Conoce los recursos suscritos por la biblioteca, los servicios y si tienes dudas, pregunta a la bibliotecaria.

 

 

Inspirado y basado libremente en un artículo del NEJM Knowledge+ firmado por Elisabeth Poorman titulado Staying Current in Medicine: Advice for New Doctors.