Posts etiquetados ‘búsqueda bibliográfica’

Nos encontramos casi al final del proceso de búsqueda.

Después de definir con claridad el problema o nuestro objetivo, crear una estrategia de búsqueda, seleccionar las bases de datos más apropiadas y realizar la búsqueda, llega el momento de seleccionar las referencias más relevantes y de valorar si la búsqueda ha sido satisfactoria.

5-Selección de referencias.

Dependiendo de cómo limitemos la búsqueda, podremos obtener varias (o muchas) referencias que no son relevantes para nuestro propósito. Por ello, es importante establecer un correcto balance entre sensibilidad y especificidad.

Obtener alrededor de 200 referencias es un número asequible para poder echar un vistazo al título y al abstract de los artículos.

Después de revisar estar referencias es aconsejable mirar también los listado de referencias de los propios artículos seleccionados para comprobar que no se ha escpado ninguna de interés.

6-Valoración de la búsqueda realizada.

Tras realizar una primera selección de referencias es momento de valorar si algo importante se ha escapado. Si el tema sobre el que se está buscando es un tema “candente” es probable que se recuperan muchas referencias; por el contrario, si es un tema nuevo o de reciente aparición, se recuperarán pocas referencias.

En este proceso es conveniente comprobar que no se ha quedado fuera ningún estudio imporante del que tengamos constancia. Si no aparecen en las referencias recuperadas, quizás la estrategia de búsqueda no era la más adecuada o no se han elegido las bases de datos correctas.

Anuncios

Continuamos con el proceso de cómo optimizar una búsqueda bibliografíca. Ahora nos toca hablar de los pasos 3 y 4.

3. Selección de bases de datos.

En el área de la biomedicina existen un gran número de bases de datos y debemos conocer su contenido y las áreas que trataqn para elegir la más adecuada. Algunos puntos a tener en cuenta son:

  • PubMed

    Base de datos PubMed

    Cada una de ellas sólo cubre un número determinado de revistas y que puede variar de una base de datos a otra.

  • Los descriptores utilizados pueden ser diferentes según la base de datos utlizada.
  • El nombre de los campos también puede tener pequeñas variaciones.
  • Es aconsejable asegurarse de que el significado que le damos a un término es el mismo significado que tiene en la base de datos.
  • Las variaciones al escribir una palabra, por ejemplo, entre el inglés británico y el americano. Puede ser útil usar los truncamientos.
  • Si existe un proveedor que devuelve resultados en una única búsqueda de diferentes bases de datos. Esta opción no es la más recomendable ya que no devolverá ni los mejores ni los más profesionales resultados y se pierde el beneficio de la selección de descriptores, por ejemplo.

4. Búsqueda.

Hay un continuo desarrollo en la forma en que buscan los sistemas de las bases de datos y , por tanto, cada base de datos tiene una estructura y su forma de buscar referencias bibliográficas es diferente. Los aspectos a tener en cuenta son:

  • Se puede buscar introduciendo en la caja de búsqueda la frase de búsqueda final o se pueden realizar varias búsquedas y combinarlas con los operadores booleanos.Caja de búsqueda en PubMed
  • Dispones de búsqueda sencilla y búsqueda avanzada.
  • Utiliza la estructura jerárquica en árbol para visualizar los descriptores que utiliza la base de datos y emplear aquel o aquellos más adecuados.
  • En bases de datos como PubMed o Embase puedes buscar también los términos más específicos que dependen de otro término.
  • Los subencabezamientos, que permiten delimitar el enfoque o el punto de vista desde el que se trata un descriptor.

Tener una disciplina y conocer las fuentes de información disponibles en nuestro ámbito de trabajo es la mejor forma de realizar nuestro trabajo de forma eficiente. Esto significa ser capaz de localizar información en forma de artículo  de una revista revisada por pares o un capítulo de un libro con un estándar y nivel aceptables (recordad que estamos centrando las búsquedas bibliográficas en el campo de la biomedicina y las ciencias de la salud).

En este sentido, es necesario un alto conocimiento profesional y, al mismo tiempo, poder llevar a cabo una correcta búsqueda bibliográfica y elegir las fuentes de búsqueda más apropiadas.

Existen cuatro pasos que nos permitirán mantener nuestra competencia informacional:

  1. Aprender a definir las preguntas de la forma más idónea y clara.
  2. Familiarizarse con los detalles y las particularidades de la búsqueda de información.
  3. Configurar un cronograma para las búsquedas que sean necesarias.
  4. Actualizarse, al menos, una vez al año, con las nuevas fuentes de información.

A la hora de ponerse manos a la obra con la búsqueda bibliográfica y encontrar artículos de revistas acordes a una petición de búsqueda habrá que seguir los siguientes 8 pasos:

  1. Definición del problema.
  2. Creación de una estrategia de búsqueda.
  3. Seleción de las bases de datos bibliográficas.
  4. Búsqueda.
  5. Selección de las referencias relevantes.
  6. Valoración de los resultados de la búsqueda.
  7. Rediseño de la estrategia de búsqueda o selección de otras bases de datos o herramientas, si fuera necesario.
  8. Repetición de los pasos 2-8 cuando sea necesario.

En este post, trataremos los dos primeros pasos:

1. Definición del problema

Es el paso que permite que la búsqueda bibliográfica sea un éxito.

A la hora de definir el objeto de búsqueda o delimitar el problema hay que plantearse si nos interesa delimitar el tema por un grupo de pacientes, en términos de edad, sexo o genética, por ejemplo.

También será importante valorar si incluimos los efectos, por ejemplo, de un tratamiento y tener en cuenta de qué manera afectan y en comparación con qué.

Además, hay que tener en cuenta si nos interesan más los aspectos biológicos en comparación con otro tipo de tratamiento definido.

Este paso es la base sobre la que todo el procedimiento de búsqueda es construido. Los documentalista con experiencia tendrán aquí una gran ventaja ya que serán capaces de delimitar el objeto de búsqueda con claridad y relativa rapdiez.

2. Creación de una estrategia de búsqueda.

Términos MeSHMerece la pena crear una estrategia de búsqueda en lugar de lanzarse a introducir en el cajetín de búsqueda los primeros descriptores o palabras que se nos vengan a la cabeza.

En este punto, es aconsejable revisar los descriptores utilizados para definir un tema en el vocabulario controlado de PubMed, los términos MeSH y los de EMBASE, el Exerpta Medica. Será útil para tener una idea más clara sobre diferentes nombres usados para definir o nombrar un mismo problema.

A continuación, los descriptores y términos que utilicemos deben ser combinados en la estrategia de búsqueda con los operadores AND, OR y NOT.

En este sentido, debemos tener en cuenta, que una búsqueda resulta más efectiva si combinamos el lenguaje controlado y el lenguaje libre.

En este punto, merece la pena recordar, que cuanto más general sea nuestra búsqueda mejor cubriremos nuestra tema pero más ruido obtendremos. Y al contrario, una búsqueda muy específica nos eliminará el ruido pero es posible que dejemos referencias de interés fuera de los resultados.

Finalmente se puede decir que un tipo u otro de estrategia dependerá del propósito de nuestra búsquedas y de las necesidades de información. Así, una búsqueda para la actualización de un tema, requerirá una estrategia de búsqueda específica, mientras que para fines de investigación será necesaria realizar varias búsquedas bibliográficas más generales.

Hace pocos meses dediqué una entrada a las búsquedas bibliográficas.  Y vuelvo a retomar el tema (y el blog). Esta vez, lo hago orientado al ámbito de la biomedicina y de las ciencas de la salud. Por un lado, porque, independientemente del área de trabajo, con la gran cantidad de información que tenemos a nuestro alcance, debemos saber cómo realizar búsquedas de forma eficiente; y, por otro, porque es un tema en el que estoy interesada ya que es una de mis tareas diarias y siempre se puede refrescar la memoria y aprender trucos nuevos.

BibliotecaHace un par de días cayó en mis manos un artículo de la revista  Best Practice & Research Clinical Rheumatology titulado: How to perform a systematic research. Se trata de un artículo de 12 páginas en el que se muestra la importancia de la práctica médica y la investigación basadas en la evidencia. Aunque está escrito pensado para que los profesionales médicos sean capaces de realizar búsqueda de información fiable y de utilidad para la consulta con los pacientes, es extrapolable a los profesionales de la documentación que también debemos, cuando se nos solicita, dar información fiable y relevante a las necesidades de nuestros usuarios/as.

Para ser capaz de responder las preguntas y necesidades que se nos plantean en el trabajo diario es necesario poseer una alta competencia informacional. Hoy día, como se comenta en el artículo, los pacientes, en nuestro caso los usuarios/as, pueden realizar ellos mismos búsquedas bibliográficas para satisfacer sus necesidades de información y cuando nos plantean una consulta o una duda al respecto debemos  responderles de forma profesional.

Por ello, tenemos que ser capaces de:

  • Plantear y desarrollar estrategias sistemáticas de búsquedas para artículos de revistas, libros, capítulos de libros y otras fuentes.
  • Conocer y seleccionar las bases de datos apropiadas y herramientas de búsqueda.
  • Conocer métodos de selección de la información.


En los siguientes post explicaré de forma resumida el proceso de búsqueda sistemática que se aconseja seguir en el artículo mencionado más arriba para obtener resultados relevantes y óptimos para nuestros/usuarias.

¿Sueles realizar búsquedas bibliográficas en tu trabajo? ¿Sueles seguir un proceso sistemático de búsqueda? ¿Tienes tus truquillos personales?