Posts etiquetados ‘documentación en salud’

Publicado originalmente en: Horizontes bibliotecarios , nº 5, ene-feb 2015. http://files.sld.cu/bmn/files/2015/02/horizontes-05-opt.pdf

Los big data hacen referencia a una gran cantidad de datos procedentes de fuentes, con características diversas y que pueden estar estructurados o no y que se almacenan, procesan y explotan a una gran velocidad. Estos datos los utilizan las organizaciones para analizarlos y tomar decisiones positivas y provechosas para su institución.

big_dataPor tanto, el manejo de datos nos permite manejar y generar inteligencia. Por ejemplo, las recomendaciones personalizadas que encontramos en páginas web como Facebook, Google, Linkedin o Amazon están relacionadas con la obtención, almacenamiento y gestión de estos big data. Se consigue que una máquina entienda nuestros intereses y preferencias.

La aplicación de los big data a las bibliotecas de ciencias de la salud puede relacionarse con la mejora de la investigación, la reinvención profesional, el conocimiento más profundo de los usuarios de nuestra biblioteca y los contenidos que podemos ofrecerlos para satisfacer sus necesidades.

Mejora calidad asistencial. Con el análisis y explotación de datos en diversas áreas como el entorno del paciente y la familia, de los registros clínicos, etc., la atención médica puede mejorar y ayudar de forma más eficiente a la prevención y tratamiento de enfermedades. Ya existen máquinas como el Dr. Watson de IBM que ya procesa esta gran cantidad de datos o la computadora del SuperComputing Center de Barcelona, una máquina que analiza datos para ofrecer la prevención y el tratamiento de enfermedades de manera personalizada.

Data scientist. Se trata de un nuevo perfil profesional. Aunque se requiere, sobre todo, un perfil científico, los profesionales de las bibliotecas podemos reflexionar y ver de qué manera podemos colaborar con los profesionales investigadores en el almacenamiento, gestión y explotación de los datos.

Content curator. Se trata de otro de los perfiles que podemos desempeñar como documentalistas. Según Javier Guallar, la diferencia con los big data es que la curación de contenidos se centra en lo manual, en el contenido más que en los datos y puede ser un perfil más adecuado para los profesionales de la documentación. La tarea principal del content curator es dar sentido al contenido ya creado, no crear nuevo. Consistiría en buscar información, seleccionarla, darle coherencia y compartirla.

Análisis del comportamiento de los usuarios. También podemos utilizar la tecnología para conocer qué hacen los usuarios de nuestras bibliotecas y qué utilizan, saber qué contenidos necesitan los usuarios y para conocer a la competencia y realizar benchmarking en beneficio de la calidad y optimización de nuestros servicios. Un ejemplo sería la utilización de Google Analytics para obtener datos, trabajarlos y hacernos una idea del estado de situación de la biblioteca y de quiénes son los usuarios y qué buscan.

Retos

Algunos de los retos que plantean los big data y, por extensión, las nuevas tecnologías están relacionados con la capacidad de almacenamiento, procesamiento y la visualización de los datos y con la privacidad de la información y el buen uso de la información que se maneja.

Para saber más:

Equihua, Saul. Hablemos sobre big data. En: http://www.biblogtecarios.es/saulequihua/hablemos-sobre-big-data/ [consultado el 19 de enero de 2015]

Serrano, Jorge. Big data y analítica web. En: http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/2014/nov/01.pdf [consultado el 19 de enero de 2015]

Expsosiciones:

Big Bang Data. Fundación Telefónica

Ojo al data. Cultura, economía y política de datos

Hace pocos meses dediqué una entrada a las búsquedas bibliográficas.  Y vuelvo a retomar el tema (y el blog). Esta vez, lo hago orientado al ámbito de la biomedicina y de las ciencas de la salud. Por un lado, porque, independientemente del área de trabajo, con la gran cantidad de información que tenemos a nuestro alcance, debemos saber cómo realizar búsquedas de forma eficiente; y, por otro, porque es un tema en el que estoy interesada ya que es una de mis tareas diarias y siempre se puede refrescar la memoria y aprender trucos nuevos.

BibliotecaHace un par de días cayó en mis manos un artículo de la revista  Best Practice & Research Clinical Rheumatology titulado: How to perform a systematic research. Se trata de un artículo de 12 páginas en el que se muestra la importancia de la práctica médica y la investigación basadas en la evidencia. Aunque está escrito pensado para que los profesionales médicos sean capaces de realizar búsqueda de información fiable y de utilidad para la consulta con los pacientes, es extrapolable a los profesionales de la documentación que también debemos, cuando se nos solicita, dar información fiable y relevante a las necesidades de nuestros usuarios/as.

Para ser capaz de responder las preguntas y necesidades que se nos plantean en el trabajo diario es necesario poseer una alta competencia informacional. Hoy día, como se comenta en el artículo, los pacientes, en nuestro caso los usuarios/as, pueden realizar ellos mismos búsquedas bibliográficas para satisfacer sus necesidades de información y cuando nos plantean una consulta o una duda al respecto debemos  responderles de forma profesional.

Por ello, tenemos que ser capaces de:

  • Plantear y desarrollar estrategias sistemáticas de búsquedas para artículos de revistas, libros, capítulos de libros y otras fuentes.
  • Conocer y seleccionar las bases de datos apropiadas y herramientas de búsqueda.
  • Conocer métodos de selección de la información.


En los siguientes post explicaré de forma resumida el proceso de búsqueda sistemática que se aconseja seguir en el artículo mencionado más arriba para obtener resultados relevantes y óptimos para nuestros/usuarias.

¿Sueles realizar búsquedas bibliográficas en tu trabajo? ¿Sueles seguir un proceso sistemático de búsqueda? ¿Tienes tus truquillos personales?