Posts etiquetados ‘formación’

La formación de usuarios es una tarea fundamental dentro de algunas bibliotecas, como pueden ser las bibliotecas médicas.

pizarraNormalmente, la base de toda formación, y la única es la utilización de un powerpoint para explicar los contenidos del curso, taller o sesión. Por supuesto, es útil y necesario disponer de una guía para nosotras y para que los usuarios nos sigan pero también puede resultar interesante utilizar otros recursos por otros motivos:

  1. El curso resulta más dinámico y didáctico.
  2. Capta la atención de los usuarios y evita que se despiten.
  3. Nos aporta distintos puntos de vista de cómo presentar la información y cuál es más útil.
  4. Nos ayuda a interiorizar el conocimiento y a transmitirlo de la forma más adecuada.

Algunas herramientas útiles para los cursos de formación de usuarios.

Evidentemente no es necesario usarlos todos ni al mismo tiempo. Se trata de sugerencias que habría que adaptarlas a las necesidades del momento, a los objetivos del curso, al tipo de curso y al tipo de usuarios.

ideas

  1. Prezi.Durante un tiempo causó furor y es una buena alternativa al clásico Powerpoint. Es una herramienta para crear presentaciones pero de forma más dinámica que la herramienta de Office. Es útil para presentaciones breves. En cualquier caso, utilicemos una  y otra, creo que deben ser claras y breve y utilizarlas como base nada más o como tutorial para entregar al alumnado. Por ejemplo, para la enseñanza de bases de datos y recursos en internet siempre es más didáctico explicar sobre el propio recurso.
  2. Mindomo. Es una herramienta para crear mapas conceptuales. Puede ser muy útil a la hora de dar un curso que resulta complejo para los usuarios, como el de búsquedas bibliográficas, para realizar un resumen gráfico, por ejemplo, sobre cómo se plantean búsquedas en bases de datos. También podríamos utilizarlo al comienzo de la clase para dar una visión general de nuestros contenidos, para que se sitúen rápidamente en un contexto.
  3. Piktochart. Es una herramienta que permite de forma sencilla crear infografías. De forma muy gráfica y visual podemos dar de forma complementaria un resumen de aquellas ideas o conceptos que el alumnado deba conocer. También, aunque no esté relacionado, directamente con la formación, puede ser útil como herramienta de marketing y comunicación. Por ejemplo, se puede presentar en una infografía los resultados estadísticos de utilización de la biblioteca, recursos de que dispone, actividades realizadas, etc. y difundirlos así, de forma breve y clara, a todos los usuarios de la biblioteca.
  4. Kahoot. En todos los cursos es una información de gran utilidad conocer si nuestros usuarios han asimilado los conocimientos que intentábamos enseñarles. Normalmente si preguntamos, por vergüenza o miedo no van a decir nada. Kahoot, nos ayuda de forma lúdica, a través de preguntas tipo test, a evaluar con qué se han quedado de la clase y si necesitamos insistir o repetir alguna idea ya que podemos saber cuántos usuarios contestan bien a una pregunta o donde fallan. Esta herramienta además fue presentada en BiblioMadSalud 2016 con un ejemplo práctico para ser usada en bibliotecas médicas, por la responsable de  biblioteca del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón, Eulàlia Grifol y tuvo un éxito impresionante.
  5. Netvibes o Symbaloo. Se tratan de dos escritorios virtuales, muy parecidos en su utilización que se utilizan para recopilación, organización y acceso a recursos. Permite incluir tanto páginas webs, como notas, enlaces RSS, etc. Puede ser útil para crear uno público y ofrecérselo a los usuarios como plataforma de acceso al contenido y recursos del curso. Es decir, darles una recopilación de direcciones web, o enlaces al texto completo de artículos u otros materiales utilizando estas herramientas.
  6. Otras: Blogs (WordPress), Etiquetas de nubes (Tagxedo), Wikis (WikiSpaceClassroom), Videotutoriales (Jing)

Como veis, ideas alternativas o complementarias a la clásicas presentación tenemos mucha. Pruébalas y elige las que más te convenzan.

¿Conoces o utilizas otras herramientas que te gustaría recomendar?

¿Quieres estar al día de las últimas novedades o artículos publicados en tu especialidad?

2016-11-17-14_32_46-novedades-imagenes-gratis-en-pixabay

  1. Hazte las preguntas correctas. Si necesitas responder a una pregunta sobre tu práctica clínica, es imprescindible que tengas muy claro qué estás buscando y saber qué recurso es el más apropiado para buscar. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  2. Buscar un reto. A pesar de la alta carga asistencial, si encuentras una herramienta o un recurso que te parecen interesantes y de utilidad para estar informado (lectores de noticias, escritores virtuales (Netvibes, Symbaloo por ejemplo), no lo dejes, intenta aprender a utilizarlo para después ahorrar tiempo. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  3. Las redes sociales también son útiles para leer información. Herramientas como Researchgate, Academia.edu o Mendeley pueden facilitarte el estar en contacto con otros profesionales e investigadores, tener acceso a artículos y dar visibilidad a tu perfil y publicaciones. Si tienes dudas, busca la ayuda de la bibliotecaria.
  4. 2016-11-17-14_37_58-bibliotecaria-buscar-con-googleDeja que otros rastreen recursos por ti (sí, lo has adivinado: la bibliotecaria). Pueden realizar búsquedas bibliográficas o recopilar artículos, revistas, sumarios sobre tu tema de interés ya sea para la práctica clínica, para un curso que vayas a impartir o para un artículo que vayas a escribir.
  5. Estar actualizado debería ser un “mantra” diario ya que se trata de un compromiso con los pacientes. Como la medicina es una disciplina en constante evolución, manten tu prestigio y la calidad de la atención a los pacientes, estando actualizado. Conoce los recursos suscritos por la biblioteca, los servicios y si tienes dudas, pregunta a la bibliotecaria.

 

 

Inspirado y basado libremente en un artículo del NEJM Knowledge+ firmado por Elisabeth Poorman titulado Staying Current in Medicine: Advice for New Doctors.

Este artículo trata sobre la VIII Jornada Profesional de la Red de Bibliotecas del Instituto Cervantes celebrada el pasado 15 de diciembre de 2015 con el título de: Gamificación: el arte de aplicar el juego en la biblioteca.

Por mi parte, pretendo hacer una breve crónica, desde mi punto de vista, de lo más destacado y las ideas claves que necesitaríamos las bibliotecarias para entender la gamificación y ponerla en marcha, más que hacer un resumen de lo dicho por cada ponente.

gamificationEl juego y su utilización como herramienta para la formación data de la época de Platón, aunque es cierto que estaba más asociado al deporte. Desde un punto de vista antropológico, psicológico y sociológico, el juego es capaz de potenciar la motivación, la influencia en las comunidades, los grupos y los estudiantes y, por ello, se ha valorado la posibilidad de utilizarlo en otros entornos como el educativo, el empresarial o el de las bibliotecas.

Podemos afirmar, que con el aumento del uso de las nuevas tecnologías e Internet ha cambiado la estrategia para la formación. Se valora la creatividad, la innovación y el aprendizaje continuo.

¿Qué es entonces la gamificación?

Una definición sencilla y básica y bastante aceptada sobre la gamificación sería la siguiente: utilizar el juego y sus mecánicas en contextos no lúdicos con fines motivacionales.

Es decir, se intenta desarrollar comportamientos a través de la motivación ya sea intrínseca (deseo de ser autónomo, competente, pertenecer a un grupo) o extrínseca (premio o recompensa). En el caso de una biblioteca podría ser aumentar el uso de la colección, que se conozca más la biblioteca, algún servicio o que los usuarios acudan más a actividades culturales.

¿Cuáles son los principales componentes de la gamificación?

  • Storytelling. Es lo más importante. No centrarse primero en la mecánica del juego, primero diseñar experiencias. Pensar qué historias queremos que se cuenten.
  • Las dinámicas. El funcionamiento del juego, su mecánica.

Objetivos

Dirigido a:

  • la competencia
  • el esfuerzo y
  • el aprendizaje.

Es más útil si es voluntario. Las obligaciones no llevan a buen puerto. Lograr la autogamificación. Implicar a los jóvenes, estudiantes, usuarios de la biblioteca para diseñar gamificación. Empoderarlos. Es más potente que la gamificación.

¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Necesaria (o al menos enriquecedora) la sinergia con otros profesionales: psicólogos, guionistas, informáticos, etc.
  • Todos los juegos acaban cansando. Puede ser necesario introducir estímulos nuevos y novedades que den más alicientes a los juegos.
  • No todos los juegos gustan a todo el mundo. Atender a todos los perfiles de los jugadores.

¿Qué tipo de dinámicas de juego existen?

  • Recompensa. Medallas.ScreenShot001
  • Reconocimiento. Rankings.
  • Happy hour. Una hora concreta a la que una organización o establecimiento ofrece algo para promocionarse.
  • Escasez. Se juega con la poca cantidad de un producto para que se compre (ej. Publicidad de Iphone).
  • Progresión. Juegos que aumentan su nivel y la dificultad a medida que se consiguen logros.

¿Para qué sirve la gamificación en las bibliotecas?

  • Para atraer más usuarios.
  • Para visibilizar la biblioteca a los usuarios y a la comunidad.
  • Para dar más uso a los servicios, de la colección o de las actividades de la biblioteca.
  • Aprender de forma divertida.

¿Desde dónde parte una biblioteca?

  • Un círculo mágico muy bien definido.
  • Función explícita y reglas de juego (todo el mundo sabe cómo funciona en general una biblioteca y sus normas).
  • Actividades claves claras.
  • Amplio imaginario compartido.

Diseño de la gamificación. Lo importante de la gamificación es crear comunidad.

Las bibliotecas tienen un gran potencial y las redes sociales, que de alguna forma ya están gamificadas, pueden ser un buen lugar para mostrar a la biblioteca como algo más.

  • Estrategia. Cuál es el problema, qué quiero qué haga la gente, cómo lo voy a medir.
  • Identificar y valorar las actividades clave. Es el momento en el que se puede comenzar a diseñar.
  • Marcos teóricos. No son útiles si se diseña un juego que no es sostenible y que no da resultados claros. El 80 % de los diseños no funcionan porque son mero postureo.

¿Se ha tratado con cariño el proyecto?¿Cómo sabemos qué funciona?

  • Personas que se han dedicado al proyecto.
  • Tiempo efectivo dedicado.

Una de las críticas que se realizó fue la predilección que existe terminología de las empresas para medir los resultados en la biblioteca. Y estoy totalmente de acuerdo. La labor de las bibliotecas es básica en la sociedad. Su doble función social y cultural la hace un elemento indispensable para la comunidad a la que sirve puesto que, como comentaron dos compañeras durante las jornadas, fomenta la cohesión social, y no debe medirse, por tanto, únicamente a través de términos económicos.

¿Se miran las bibliotecas demasiado el ombligo? ¿Se centran demasiado en el cómo lo hacen y no tanto en el por qué? Eran algunas de las preguntas que surgían alrededor de este tema también. Por supuesto, creo que las bibliotecas deben ser permeables y estar abiertas a incorporar conceptos, herramientas o utilidades de otros ámbitos que nos sean útiles pero siempre que sea pertinente. Sin lugar a dudas, es enriquecedor que miren hacia fuera y busquen tendencias, nuevos intereses y valor.

Enlaces de interés:

La gamificación en las bibliotecas para atraer más usuarios y aumentar la visibilidad. http://www.comunidadbaratz.com/blog/la-gamificacion-en-las-bibliotecas-para-atraer-mas-usuarios-y-aumentar-la-visibilidad/

Los libros electrónicos interactivos y la gamificación. http://www.socialbiblio.com/materiales-de-libros-electronicos-interactivos-y-la-gamificacion/

La gamificación no es (sólo) un juego de niños. http://cilij.fundaciongsr.com/story.php?id=685

En la actualidad, la búsqueda de información se ha convertido en una tarea importante ya que seleccionar la mejor y más valiosa información es vital para que los profesionales sanitarios se desempeñen mejor en su practica clínica diaria.

índicePara mejorar los resultados en salud los profesionales sanitarios primero tienen que ser conscientes de:

  • Lo que necesitan saber.
  • Cómo encontrarlo.
  • Cómo analizar los resultados.
  • Cómo sintetizar la información recopilada.

Por su parte, los profesionales de bibliotecas, tienen la experiencia y el conocimiento necesarios para localizar recursos relevantes para las diferentes necesidades de información de sus usuarios. Se valen del pensamiento crítico, la inteligencia emocional, habilidades de formación y analizan las preguntas que les hacen los usuarios para conectar a estos con los recursos.

En resumen, desempeñan el siguiente papel:

  • Ayudar a los usuarios a encontrar la información que están buscando.
  • Formarles en el acceso, evaluación y uso correcto de la información.

¿Qué es el modelo Big6?

Fue creado por Mike Eisenberg y Robert Berkowitz y fue presentado en círculos profesionales por primera vez en 1987.

Se trata de un modelo que permite localizar, utilizar y evaluar fuentes fiables de información durante el proceso de investigación.

¿Cómo funciona?

El modelo provee un marco de trabajo para el proceso de investigación que consta de seis fases no lineales. Permite resolver de forma eficiente y efectiva las necesidades de información.

Tiene seis fases con dos sub-apartados que proveen ayuda y orientación en las actividades que son necesarias realizar para resolver los problemas de información.

Fases

  1. Definición de la tarea
    1. Definir el problema de información
    2. Identificar las necesidades de información
  2. Estrategia para la búsqueda de información
    1. Establecer todas las posibles fuentes útiles de información
    2. Seleccionar las fuentes mejores y más apropiadas
  3. Localización y acceso
    1. Localizar los recursos (intelectualmente y físicamente)
    2. Encontrar la información en las fuentes
  4. Uso de la información
    1. Familiarizarse (leer, escuchar, ver, tocar) con la información contenida en una fuente
    2. Extraer la información relevante
  5. Síntesis
    1. Organizar la información extraída de las diferentes fuentes.
    2. Darle formato a la información recuperada.
  6. Evaluación
    1. Valorar el proceso de búsqueda (eficiencia)
    2. Valorar el producto/resultado (eficacia)

En definitiva, este modelo permite ayudar a los profesionales de la salud y estudiantes a desarrollar habilidades para:

  • Seleccionar
  • Analizar
  • Organizar
  • Sintetizar
  • Evaluar críticamente…

la información que necesitan durante su proceso de investigación.

Resumen, traducción del artículo : Sonia Santana Arroyo. Information literacy for health professionals: teaching essential information skills with the Big6 Information Literacy Model. Community & Junior College Libraries. Vol. 19, Iss. 3-4, 2013

Más información sobre cómo funciona cada fase en el artículo citado.

 

La formación continúa y el reciclaje es algo que siempre nos ha preocupado. Más en estos tiempos que corren. Muchas personas nos encontramos en desempleo y la información que recibimos sobre el estado del sector no nos parecen muy halagüeñas: las perspectivas no apuntan a un crecimiento de la demanda y las ofertas existentes, para que nos vamos a engañar, dejan mucho que desear.

Pero tenemos que intentar mantener la motivación, ser positivas y mirar hacia delante. Con trabajo y perseverancia se pueden conseguir buenos resultados.

Las actividades formativas y de reciclaje, quizás, ahora más que nunca, nos pueden ser útiles para formarnos, para mejorar como profesionales o para reorientar nuestra carrera durante el tiempo que estemos desempleados. Y ojo, también es útil a nivel personal. Se mantiene la autoestima, la visión positiva y se lleva el día a día con más motivación. Creo que, y se trata de una opinión personal, que ayuda a ser más proactiva y más creativa. Al menos, yo me siento mejor.

Aqui tenéis algunos consejos que yo tengo en cuenta a la hora de realizar algún curso:

  1. No realices cursos porque sí. La titulitus no nos lleva a ningún sitio.
  2. Elige aquellos cursos que realmente sean de tu interés y que creas que reforzarán tus conocimientos o te aportarán algo nuevo en un campo que desees explorar.
  3. Fíjate bien quién imparte los cursos, el contenido y algún ejemplo del material si es posible.
  4. Desconfía de los cursos que ofrecen mucho por poco o nada.

La formación en muchos casos es cara y, a veces, nos planteamos si nos merece la pena pagar por un curso. ¿Me servirá para encontrar trabajo? ¿Podré poner en práctica los conocimientos aprendidos. Y estas preguntas nos las planteamos aún más si nos encontramos en situación de desempleo. Pero, gacias a las nuevas tecnologías e Internet, podemos acceder a una serie de recursos formativos gratuitos de calidad. A continuación, os dejo algunos recursos de información y los enlaces a más información sobre ellos que espero que os sean de utilidad.

Recursos gratuitos de formación gratuitos:

  • El Ayuntamiento de Madrid, a través de su catedral de Nuevas Tecnologías, pone a disposición de cualquiera su campus-on line con diferentes talleres. Tiene una duración de 15 días y te envían certificado. He realizado unos cuantos y el contenido y el material que ofrecen es de calidad y actualizado y sirve para acercarse a materias desconocidas o de las que queramos saber un poco más).
  • Gracias al blog de Documanía 2.0 conocimos también la plataforma IMARK: repositorios de recursos para la gestión de la información. En su artículo, encontraréis más información. Yo estoy realizando el de bibliotecas digitales y para refrescar y actualizar conocimiento es muy práctico.
  • También puede ser interesante recurrir a las Comunidades de Práctica; os hablamos hace un par de semanas de SocialBiblio. Los miércoles a las 22:00 horas, mediante webinar podéis asistir a formación gratuita de gran interés. Y si un día no podéis asistir, en su web podéis encontrar disponibles todas las sesiones realizadas.
  • Y por último, tenemos que tener presente el boom de los MOOC (Cursos masivos abiertos y en línea). Una de las plataformas más conocidas es Coursera, en la que participan más de 30 universidades de prestigio de todo el mundo. Si queréis estar al tanto sobre este tema y qué instituciones comienzas a ofrecer formación on line gratuita, también podéis uniros al grupo de Facebook MOOC

Espero que estos recursos os sean de utilidad. ¿Conocéis otros diferentes? ¿Cuáles recomendaríais?

//

//